Campañas de desinformación amenazan integridad de elecciones en 2020, según expertos

Los expertos advierten de que sigue latente el peligro de las campañas de desinformación, aún cuando las redes sociales han tomado medidas para suspender cuentas falsas o problemáticas.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

WASHINGTON.— El presunto autor de la masacre en El Paso (Texas) publicó un manifiesto contra la “invasión de hispanos” en “8chan”, un foro de internet usado por grupos extremistas que es apenas uno de tantos sitios que propagan conspiraciones y campañas de desinformación y amenazan la integridad de las elecciones en 2020, según expertos.

Pese a los esfuerzos de redes sociales como Facebook y Twitter para evitar la “contaminación” con mensajes racistas o extremistas, estos sitios florecen con escaso o ningún control de las autoridades.

Según un análisis del "Global Disinformation Index", un grupo sin fines de lucro que estudia campañas de desinformación, la propagación de teorías de conspiración, mensajes de grupos extremistas o falsedades contra rivales políticos no es un problema que aqueja únicamente a Facebook, Twitter, Google, Ebay, o YouTube.

 Otros sitios, como “Amazon”, “Pinterest”, “8chan”, “Reddit”, “Gab”, “4chan” y plataformas de pago como “PayPal”, “Etsy”, y “GoFundMe”, también son susceptibles a que individuos y entidades dentro y fuera de Estados Unidos puedan incursionar para difundir falsedades y desinformación.

Lo nuevo ahora, según el grupo con sede en el Reino Unido, es que estos individuos y entidades han adoptado un nuevo “modelo de desinformación”,  mejorando sus técnicas y la sofisticación de sus mensajes: con frecuencia mezclan datos fabricados y otros verdaderos para sembrar confusión y duda.

“El panorama en línea de hoy es significativamente más complejo y mezclado, lo que puede conducir a que mucho comportamiento abusivo y perjudicial se pueda colar por las grietas" en los foros de discusión, advirtió el informe.

El documento puso el ejemplo de la campaña “Stop 5G”,  a cargo de un grupo con sede en Brisbane (Australia), que pretende crear alarma sobre los problemas de salud presuntamente vinculados con la tecnología inalámbrica de 5G. Esta tecnología reemplazará a la versión actual de “4G” a nivel mundial.

Narrativas adversarias, como en el caso de “Stop 5G”,  “son eficaces porque atizan las tensiones sociales al explotar y amplificar los agravios percibidos por individuos, grupos e instituciones. El objetivo es fomentar conflicto social, político y económico a largo plazo”, enfatizó el “Global Disinformation Index” (GDI).

La desinformación se transmite con facilidad y rapidez en múltiples plataformas. Muchos seguidores de la teoría de conspiración QAnon emiten mensajes anónimos en foros como “4chan”, “8chan”, “Voat” y “Reddit”, pero también cuelgan contenido en Facebook, Twitter, YouTube, Instagram y, en algunos caos, venden su mercadría en sitios como Ebay, Etsy y Amazon.

Al final, ya sean actores estatales, activistas comunitarios, o entidades privadas que buscan propagar mensajes extremistas contra las vacunas, los inmigrantes, o determinados candidatos políticos, sus tácticas son similares, indicó.  

Muchos de estos mensajes terminan migrando y propagándose a través de los principales medios de comunicación.

Entre mayo de 2018 y mayo pasado, la cobertura de la campaña contra esta tecnología encontró espacio en medios internacionales como el canal ruso “RT”. 

El informe de GDI, divulgado en unos momentos en que todavía arrecia el debate sobre la injerencia de Rusia en los comicios presidenciales de 2016, sirve de llamado de alerta para que las empresas y redes sociales adopten medidas para filtrar y frenar rumores, falsedades y peligrosas teorías sin fundamento, sobre todo si acarrean mensajes que violan sus normas internas.

Según el Instituto Poynter, cuya página “PolitiFact” rastrea falsedades, en particular de líderes políticos, las teorías de conspiración -como las surgidas después de las masacres del pasado fin de semana- no van a desaparecer y suponen un reto para la difusión de información verificada.

 Las campañas de desinformación encuentran presa fácil en aplicaciones de mensajería como “WhatsApp” y en plataformas privadas o abiertas en internet, pero existen formas de combatirlas, dijo el Instituto.

A raíz de la contenciosa campaña electoral de 2016 en EEUU, FB y Twitter se han dado a la tarea de eliminar cuentas falsas, suspender a “trolls” o provocadores, y cerrar cuentas creadas por “bots” desde el exterior, pero el peligro sigue latente, según los expertos.

El pasado 1 de agosto, Facebook dijo que clausuró centenares de cuentas y páginas implicadas en una “coordinada conducta inauténtica” en Facebook e Instagram, como parte de sendas operaciones originadas en los Emiratos Arabes Unidos y Egipto y en Arabia Saudita.

“No queremos que nuestros servicios se utilicen para manipular a la gente. Estamos eliminando estas páginas, grupos y cuentas con base a su conducta, no su contenido… la gente detrás de esta actividad se coordinó entre sí y utilizó cuentas falsas” para ocultar su verdadera entidad, dijo Facebook.

Pero los bots y demás actores dentro y fuera de EEUU han mejorado sus tácticas y pueden “hackear” cuentas para propagar información falsa, especialmente de personas con miles de seguidores en Twitter, que suele reunir bajo un mismo techo a líderes políticos, analistas y comunicadores sociales, según el portal "Axios".

Ya antes de que comience la temporada de primarias de cara a las presidenciales de 2020, en las redes sociales abundan las campañas de desinformación, como sucedió en incidentes recientes contra la senadora Kamala Harris y el exvicepresidente Joe Biden, dos de entre la veintena de precandidatos presidenciales demócratas.

Lea también: 

 

El FBI advierte sobre la amenaza de los extremistas y sus teorías de la conspiración. Así las puede identificar