Las leyes para confiscar armas de sujetos potencialmente peligrosos son populares ¿Qué tanto funcionan?

El autor de la masacre de Ohio tuvo una lista de gente que quería matar y violar. Eso no impidió que comprara un arma. Era prácticamente imposible evitarlo, explica este policía

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Después de un tiroteo que termina en un baño de sangre, las autoridades locales suelen aprobar leyes que restringen el acceso a las armas de las personas que son consideradas peligrosas, ¿pero esto en verdad funciona?

“Cada vez que surge la pregunta sobre cómo prevenir los tiroteos masivos, la respuesta se reduce a cómo separar a las personas potencialmente peligrosas de un arma de fuego”, dijo en entrevista con la cadena NBC Aaron Kivisto, psicóloga clínica en la Universidad de Indianápolis que estudia la prevención de la violencia armada.

Estas medidas, que buscan identificar sujetos peligrosos para impedirles comprar armas o confiscarles las que ya poseen, han sido aprobadas en más de 12 estados, normalmente con apoyo bipartidista tras una masacre. Pero no hay estudios suficientes que nos permitan entender su efecto sobre el índice de homicidios o sobre las matanzas, si bien parecen reducir los suicidios moderadamente.

“Las leyes de identificación son una herramienta importante, pero no creo que encontrarás un solo investigador que te dirá que son la panacea de la violencia de armas. No lo son”, dijo Kivisto.

Se conoce muy poco acerca de Connor Betts, el hombre de 24 años que perpetró la masacre de este fin de semana en Dayton, Ohio, matando a nueve e hiriendo a 14. ¿Pero lo habría detenido una ley de identificación? Es difícil decirlo.

Muchos de sus compañeros de la escuela secundaria han dicho que lo habían reportado ante las autoridades escolares por sus amenazas: tenía una lista de personas que quería matar y violar. Algo que según ellos, debió impedir que comprara un rifle.

Pero policías consultados por la cadena NBC dijeron que no había nada en su expediente que habría podido evitarlo.

Hay 17 estados con una ley para identificar propietarios de armas potencialmente peligrosos. La mayoría fueron aprobadas después del tiroteo del 14 de febrero de 2018 en Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida, que fue cometido por un ex alumno cuyo comportamiento amenazante había sido reportado previamente a las autoridades por compañeros de clase, vecinos y seguidores en redes sociales.

Las leyes varían de estado a estado, y también se conocen por una variedad de nombres, que incluyen órdenes de protección de riesgo extremo y órdenes de restricción de violencia armada.

Por lo general, permiten que la policía, amigos y familiares denuncien a alguien que temen que corra el riesgo de lastimarse inminentemente a sí mismo o a otra persona. Luego, un juez puede decidir ordenar a la policía que confisque temporalmente las armas de fuego de la persona, quien puede apelar la decisión y conseguir sus armas de vuelta una vez haya pasado el riesgo.

La Legislatura de Ohio bajo control republicano no ha aprobado estas leyes todavía. El año pasado rechazó una propuesta del entonces gobernador John Kasich.

Pero su sucesor, DeWine, quien también es republicano, dijo que tiene una versión diferente que espera que los legisladores aprueben. DeWine mencionó por primera vez una propuesta de "órdenes de protección de seguridad" en abril, pero la destacó el martes como parte de una serie de propuestas para reducir la violencia armada y mejorar la atención de salud mental.

"Estas órdenes, que se otorgarán con evidencia clara y convincente, permitirían retirar las armas de fuego de personas potencialmente peligrosas y obtener el tratamiento de salud mental que necesitan, obtener cualquier ayuda que necesiten", dijo DeWine.

El presidente, Donald Trump, y los republicanos y demócratas en el Senado han expresado su apoyo a tales leyes. Una propuesta del Senado financiaría los esfuerzos para quitarle las armas a las personas en riesgo de violencia y ofrecerles la ayuda necesaria.

Joe Parks, director médico del Consejo Nacional de Salud del Comportamiento, señaló que muchas personas que cometen tiroteos masivos difunden sus planes de alguna manera.

 Con la propagación de las leyes de identificación, eso representa una oportunidad, siempre y cuando las personas sepan que las leyes existen y se sientan obligadas a denunciar a alguien que ven como un riesgo.

El consejo publicó un informe sobre tiroteos masivos el martes, describiendo las causas y recomendando formas de frenarlos. Propusieron, por ejemplo, la adopción de una amplia gama de leyes de identificación, que podrían adscribirse a una campaña de educación pública similar al omnipresente mensaje antiterrorista: “Ver algo, decir algo”.

"Mucho de lo que ayudará a combatir la violencia masiva implicará amplios cambios sociales en todas nuestras partes", dijo Parks.

Añadió: "Necesitamos ser responsables los unos de los otros".