"Hasta 23 horas en una celda más pequeña que el aparcamiento de un carro". Denuncian condiciones "inadmisibles" en un centro de migrantes de Colorado

ACLU asegura que tiene constancia de distintos casos de migrantes encerrados injustamente hasta 23 horas en una celda del tamaño del aparcamiento de un carro
Geo Group immigrant detainment facility in aurora,colo
Cartel del centro de detención de migrantes de Aurora, Colorado.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

A “Elvis” inmigrante salvadoreño que no quiere dejar su nombre real, le gusta cantar, según cuenta el medio Colorado Independent, que habló con él. Pero cuando le preguntan por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), y su periodo de detención en un centro de Aurora, Colorado, gestionado por una compañía privada por cuenta de esta agencia, se le pasan todas las ganas. 

Los agentes de ICE no lo dejaban cantar, asegura. LLegaron a tenerlo encerrado en aislamiento 23 horas al día, algo que cuando recuerda aún lo hace llorar. Él cree que lo trataron así como castigo porque él a veces no respetaba la orden de dejar de cantar.

La filial de Colorado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) denunció este lunes que tiene constancia de más de casos parecidos al de Elvis, en los que supuestamente no se respetaron los derechos de las personas que sufrieron este trato.

Algunos inmigrantes han estado durante 22 o 23 horas al día en una celda "de la mitad del tamaño del lugar para estacionar un carro", según mantiene esta organización. Durante ese tiempo, el único contacto humano ha sido "la mano" [de algún funcionario del centro] que traía la comida y que luego se retiraba a través de la rendija en la puerta de la celda, agrega el grupo.

La situación es comparable al tratamiento que recibe Joaquín "El Chapo" Guzmán en una cárcel de máxima seguridad en el sur de Colorado, a la que llegó el pasado mes y donde también cumplen sus condenas otros narcotraficantes, terroristas y otros criminales peligrosos, explica la agencia EFE

Arash Jahanian, abogado de ACLU, considera “inadmisible que pongan a las personas en aislamiento porque tienen problemas de salud mental o porque no tienen ningún otro lugar para ponerlos". 

Según la organización, el análisis de datos provistos por GEO Group, la compañía contradada por ICE para la gestión de este centro, indica que entre marzo de 2013 y febrero de 2017 hubo 123 casos de indocumentados en confinamiento solitario. Esta y otras asociaciones de defensa de los inmigrantes se concentraron este lunes delante del centro para denunciar tales condiciones. 

"Nuestro imperdonable sistema de inmigración trata a las personas con crueldad e injusticia, tanto en los centros de detención como con las deportaciones que destrozan a las familias y a la comunidad", afirmó durante el evento Dana Miller, del grupo Indivisible Front Range Resistance. 

Su discurso y los de otras personas que aprovecharon el micrófono abierto puesto a disposición durante el acto para expresar su repudio a ICE y al GEO Group, fueron respaldados con ruidos de bocinas, tambores y ollas de unos 300 manifestantes.

"Hemos hecho estas vigilias durante más de una década, de una manera pacífica, para crear un espacio seguro para todos los miembros de la comunidad sin importar su estatus inmigratorio", puntualizó Cristian Solano-Cordova, portavoz de la Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC).

Durante una jornada de protesta del pasado 12 de julio, a la que acudieron unas 2.000 personas, hubo momentos de tensión, en particular cuando unos manifestantes remplazaron la bandera de Estados Unidos por la bandera mexicana en el mástil principal, frente a la entrada al centro. También colgar on "banderas" con consignas en contra del gobierno y de la policía en los otros mástiles.

Tras estos hechos, una mujer fue formalmente acusada de reemplazar las banderas y deberá presentarse ante un juez municipal en Aurora este jueves.

Denuncias de duras condiciones 

Una portavoz de ICE le dijo al Colorado Independent que la agencia no tiene constancia de los casos que denuncia ACLU. Tanto el servicio de Inmigración y Control de Aduanas como el grupo GEO afirmaron que no pueden dar cifras de cuántos detenidos se encuentran actualmente en las instalaciones de Aurora, ni de cuántos permanecieron allí en los últimos dos años. 

Para el ICE, explica el medio, también es difícil buscar información sobre un caso específico si no se aportan todos los datos necesarios, lo que es complicado, por ejemplo, para quien decidió no revelar su identidad como Elvis. Un portavoz de la empresa dijo al mismo medio que el grupo utiliza los criterios de gestión que dicta el Departamento de Seguridad Nacional. 

En el pasado, este centro (tal y como otros distribuidos en distintas zonas de EEUU) ya fue objeto de polémicas por las denuncias sobre las condiciones en las que mantenía a los detenidos. La cárcel, que tiene una capacidad de 1.532 camas, enfrenta varias demandas judiciales por muertes y mala atención médica a los internos.  

A principios de marzo, el Departamento de Salud Pública de Colorado intervino en este centro tras detectarse casos de paperas y otras enfermedades contagiosas, obligando a poner en cuarentena uno de los trece pabellones del reclusorio. 

El congresista demócrata Jason Crow inició en febrero su propia investigación sobre las condiciones en esa cárcel, después de que se le negara el acceso a esas instalaciones. En julio, anunció que él o miembros de su equipo empezarían visitas semanales para monitorear las condiciones del centro.

The Associated Press citó en julio una declaración del grupo GEO que afirmaba que sus centros nunca han estado sobrepoblados o utilizados para retener a niños.

NOTICIAS RELACIONADAS

Veinticuatro inmigrantes murieron bajo custodia de ICE durante la administración Trump