“No”. El fiscal de la trama rusa afirma que no declaró inocente a Trump del crimen de obstruir a la justicia

Robert Mueller recuerda ante el Congreso que Trump puede ser juzgado una vez que abandone la Casa Blanca.
Robert Mueller, en dos momentos de su declaración este miércoles ante la Cámara de Representantes.
Robert Mueller, en dos momentos de su declaración este miércoles ante la Cámara de Representantes.  AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Robert Mueller, el ex director del FBI que durante casi dos años investigó al presidente, Donald Trump, ha comparecido este miércoles ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes para responder a las preguntas de los congresistas sobre posibles crímenes descubiertos durante sus pesquisas.

Las conclusiones de la investigación realizada por Mueller para el Departamento de Justicia, que concluyó el pasado 22 de marzo, fueron plasmadas en un informe entregado al fiscal general, William Barr, que había sido designado para el cargo por el propio Trump en enero.

Barr se ha negado a entregar el documento sin censurar al Congreso y a la ciudadanía, uno de los motivos por los que la Cámara de Representantes, bajo control demócrata, solicitó la comparecencia de Mueller; además, los congresistas han declarado en rebeldía a Barr por su negativa.

El informe, de 448 páginas y que en su mayor parte sí es público, se divide en dos partes: primero investiga si el equipo de campaña de Trump conspiró con el Gobierno ruso para alterar el resultado de las elecciones presidenciales de 2016.

Mueller concluye que hay pruebas “insuficientes” para afirmar, aunque deja claro que Rusía sí interfirió en las elecciones, y el Gobierno ruso participó en este crimen. De hecho, según ha indicado hoy, fue uno de los ataques más graves contra la democracia estadounidense en sus varias décadas de carrera, lo que incluye, por ejemplo, los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2011.

Ha concretado además que Rusia interfirió para apoyar a Trump frente a la candidata demócrata, Hillary Clinton, percibiendo que su victoria sería beneficiosa para el Gobierno de Vladímir Putin.

La segunda parte del informe investiga si Trump obstruyó la investigación de Mueller sobre sus posibles lazos con Rusia. La investigación encontró pruebas de que efectivamente se podía haber cometido este crimen, pero Mueller decidió no procesar al presidente, sino dejar esa decisión al fiscal general (que decidió no hacerlo). Pero tampoco exoneró a Trump, es decir, no le declaró inocente.

En mayo, explicó en su única conferencia de prensa (celebrada para anunciar su dimisión una vez concluida la investigación) que la Constitución no permite juzgar a un presidente en la Casa Blanca, incluso con pruebas para hacerlo, porque “la Constitución  prevé un sistema diferente”.

No lo concretó, pero se refería al juicio político (impeachment), que debe celebrar el Congreso. Hasta el momento, los demócratas se han resistido a iniciar este proceso, pese a que buena parte del partido apuesta por hacerlo.

Mueller considera en cualquier caso que habría sido “injusto” acusar al presidente puesto que no habría tenido la oportunidad de defenderse, a no poder ser sometido a juicio. Trump consideró que todo esto le exoneraba, declarándole inocente de cualquier crimen. Eso no es cierto.

De hecho, Mueller ha dejado claro que “el presidente no ha sido exculpado de los actos que supuestamente cometió”. Y ha recalcado, a preguntas de los congresistas, que podría ser procesado por estos presuntos crímenes una vez deje la Casa Blanca (en enero de 2021 o de 2025, si gana la reelección).

Trump ha publicado este miércoles varios mensajes en la red social Twitter criticando a Mueller hasta el punto de insinuar que podría estar mintiendo. Además de intentar desacreditar al ex director del FBI, también atacó a los demócratas, defendiendo reiteradamente su inocencia.

Los republicanos, por su parte, se han centrado este miércoles en destacar sólo la primera parte del informe, que deja claro que Trump no conspiró con Rusia.

Mueller, de 74 años, sirvió en la Marina, participó en la guerra de Vietnam, y fue condecorado con varias medallas por su valor. Luego sirvió a Estados Unidos como fiscal, bajo las presidencias de Ronald Reagan (republicano), George Bush (republicano), Bill Clinton (demócrata), y George W. Bush (republicano).

Éste último le nombró director del FBI el 4 de septiembre de 2001; el demócrata Barack Obama le mantuvo en el puesto, que dejó finalmente el 4 de septiembre de 2013.

El 17 de mayo de 2017 fue designado por el Departamento de Justicia, bajo el mando de Donald Trump, para investigar la supuesta interferencia rusa en las elecciones. Dejó este cargo el 29 de mayo de 2019, y se jubiló.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Las nueve claves de la investigación contra Trump