“Los veo pronto, chicos”. Así termina una postal que llegó 26 años después

Fue mas fácil que su destinatario se graduara de cardiología a que la postal llegara en la fecha esperada

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUBSCRIBE
/ Source: TELEMUNDO

“Me estoy divirtiendo mucho en este lugar lleno de gente. Estos pequeños barcos pesqueros tienen pequeños restaurantes adentro”, así comienza el tierno mensaje de un padre que envió una postal desde Hong Kong el 8 de julio de 1993.

La colorida postal tiene la imagen de barquitos con velas y se alcanza a ver una montaña de Hong Kong en el fondo, pero ésta nunca llegó a sus destinatarios, Leena y Muhammad Ali Kizilbash.

Kim Draper, una residente de Springfield, Illinois, que encontró la postal el pasado 8 de julio mientras revisaba su buzón, dio una entrevista al diario The State Journal-Register sobre el curioso incidente.

Para su sorpresa, la historia cautivó a muchas personas y medios de comunicación. Tanto así que en días recientes recibió llamadas y mensajes en redes sociales de conocidos y extraños que le querían ayudar en la búsqueda de los destinatarios.

Un cardiólogo que reside en Barrington, un suburbio de Chicago, Illinois, también la contactó. Su nombre, Mohammad Kizilbash.

“El parecía muy emocionado”, ha afirmado Draper en otra entrevista dada a The State Journal-Register. “Parecen ser grandes personas, espero poder conocerlos”.

Get the noticias newsletter.

El periódico también encontró un particular mensaje hace pocos días. El emisario: Masrour Kizilbash, el hombre que durante todos estos 26 años creyó que su familia había recibido la colorida postal.

Según Kizilbash padre, “fue una gran sorpresa” enterarse del hallazgo de la postal.

El hombre ha contado que el mensaje fue enviado mientras trabajaba como ingeniero técnico en un proyecto de una represa en China. En este tiempo, Kizilbash visitó Hong Kong varias veces.

“Estaba fascinado con el área, entonces quería compartir estas experiencias con mis hijos y mi esposa”, ha dicho Kizilbash.

Aunque la postal de Hong Kong nunca llegó, Mohammad Kizilbash ha agregado que si recibió otras de “lugares exóticos” a los que su padre fue.

Cuando la postal fue enviada, Mohammad Kizilbash se acababa de graduar de la Escuela Secundaria de Springfield.

Mientras la postal rodó y rodó por los servicios postales, Mohammed Kizilbash tuvo tiempo suficiente de ir a la universidad y especializarse en cardiología.

Draper ha dicho que le gustaría poder entregarles la postal en un programa de televisión. De no ser así, ella la llevaría personalmente a Chicago para evitar que sea enviada por correo.

“No quiero que vuelva al sistema de correo y de verdad los quiero conocer” ha afirmado.

Cuando la familia Kizilbash reciba la tan esperada postal, por fin tendrán en su poder el caluroso mensaje que termina diciendo: “Extraño mucho a Leena. Los veo pronto chicos. Tu papá”.