La Migra capturó a esta niña y la hizo elegir: “¿Con papá o con mamá?”. Al que rechazara, enfrentaría horrible destino

La niña, de tan solo tres años, eligió pero luego se echó a llorar desconsolada. El agente migratorio se enojó con ella y volvió a preguntar
Habitación en un centro de detención para niños migrantes en Carrizo Springs, Texas, el 9 de julio.
Habitación en un centro de detención para niños migrantes en Carrizo Springs, Texas, el 9 de julio.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

“El agente la preguntó con quién quería irse, con mamá o con papá”, explica Tania.

Esta familia hondureña se encontraba detenida en un centro de la Patrulla Fronteriza en El Paso (Texas). Tras cruzar ilegalmente en abril, fue enviada de vuelta a México a esperar allí una audiencia sobre su petición de asilo, según informa la radio pública.

El pasado miércoles, sin embargo, solicitó durante una audiencia ser devuelta a Estados Unidos, debido a los problemas de salud de una de sus hijas, Sofi, de tres años. El matrimonio (sólo se proporcionan sus nombres, Joseph y Tania, por motivos de seguridad) tiene otros dos hijos, de nueve y seis años.

Su abogado presentó evidencias de que la niña había sufrido un ataque al corazón, y por tanto no sería adecuado tener que esperar a la resolución de su solicitud de asilo, que puede llevar años, en una peligrosa ciudad fronteriza mexicana, como obligan las nuevas medidas impuestos por la Administración presidida por Donald Trump.

El juez de inmigración, Nathan Herbert, aseguró no tener capacidad para devolver a la familia a Estados Unidos a esperar aquí la resolución sobre su proceso de asilo, pero sí pidió al Departamento de Seguridad Nacional que tomara en cuenta la situación de la niña.

Al día siguiente, Sofi fue examinada por un doctor a sueldo de la Administración, que certificó la grave dolencia de la menor. Las autoridades migratorias trataron entonces de hacer firmar a la madre un documento por el que podría quedarse junto a su hija en el país, pero ella defendió que también se incluyera a su marido.

Fue entonces cuando el agente insistió, pese a que incluso el doctor (que se quedó una hora más de lo que mandaba su turno) había abogado por no separar a la familia, y quiso preguntar a la niña con quién quería quedarse, con su madre o con su padre. “El médico me dijo, no le dejen preguntarle porque no tienen derecho a preguntar a un menor”, explica la madre.

“La niña, porque está más apegada a mí, dijo que con mamá”, añade Tania”, pero cuando empezaron a llevarse [a mi marido] se echó a llorar. El agente dijo, ‘Has dicho que con mamá”.

Los tres niños, al darse cuenta de que la familia iba a ser separada, se agarraron a su padre por el cuello y las piernas.

“Iba a ser separado de mis hijos y de mi mujer”, explica Joseph, “y me enviarían de vuelta a Juarez por mi cuenta, me sentía devastado”.

Finalmente fue llevado a una celda. Al día siguiente, el doctor (cuyo nombre no recuerda la familia) insistió en que no fueran separados. Finalmente, fueron liberados en El Paso y pudieron viajar a casa de familiares en el Medio Oeste.

“No podemos volver a Honduras”, explicó Tania, “esperamos que los niños puedan estudiar aquí porque en Honduras no hay oportunidades para que los niños vayan a la escuela, para que puedan crecer. Somos gente honesta, no queremos hacer daño a nadie, sólo queremos una oportunidad”.