Trump estudia despedir al secretario de Comercio tras el fracaso de la pregunta de ciudadanía en el Censo

Algunos funcionarios de la Casa Blanca esperan que el secretario Wilbur Ross, que ha conocido al presidente durante años, se vaya tan pronto como este verano.

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON - El presidente Donald Trump les dijo a sus asesores y aliados que está considerando deshacerse del secretario de Comercio Wilbur Ross después de una derrota en la Corte Suprema para agregar una pregunta de ciudadanía al censo, según varias personas familiarizadas con las conversaciones.

Si bien Trump ha expresado previamente su frustración con Ross, de 81 años, en particular por las negociaciones comerciales fallidas, la larga relación personal de Ross con el presidente le ha permitido conservar su trabajo. Y luego de la partida del secretario de Trabajo, Alex Acosta, el único hispano del gabinete que renunció el viernes en medio de cuestionamiento sobre su papel en un controvertido acuerdo de culpabilidad de 2008 con el agresor sexual Jeffrey Epstein, Ross aún puede recibir otro respiro.

Sin embargo, algunos funcionarios de la Casa Blanca esperan que Ross sea el próximo secretario del gabinete que se marche, posiblemente este verano, de acuerdo a asesores y funcionarios.

Frustrado con el liderazgo de Ross en la Oficina del Censo, que se encuentra dentro del Departamento de Comercio, Trump ha estado llamando a aliados que se encuentran fuera de la Casa Blanca, reflexionando sobre el reemplazo de Ross.

La Casa Blanca declinó hacer comentarios.

Ross es uno de los miembros originales de un gabinete que ha visto una cantidad de partidas históricamente alta, pero su salida marcaría la primera de un jefe de agencia que Trump conocía bien antes de ingresar a la política.

Get the noticias newsletter.

Trump y Ross se conocieron, y se asociaron, a través de las quiebras de los hoteles de casino de Atlantic City en Trump en la década de 1990, cuando Ross representó a algunos de los acreedores de Trump. Durante más de 25 años, los dos socializaron a través de sus matrimonios y estados de residencia, y ambos poseían mansiones cercanas en Manhattan y Palm Beach. En junio de 2016, Ross, un demócrata registrado, respaldó a Trump para presidente y dijo: "necesitamos un enfoque más radical y nuevo del gobierno".

En la noche de las elecciones, Trump prometió reclutar solo a los "mejores y más brillantes" para servir en su administración, pero desde entonces incluso insultó a gran parte de su gabinete. Llamó a su ex secretario de Estado Rex Tillerson "tonto como una roca", comparó a su ex fiscal general Jeff Sessions con el "Sr. Magoo", y declaró que el ex secretario de Defensa Jim Mattis "no era demasiado bueno" en su trabajo.

El presidente ha sugerido a los aliados que quiere un líder más duro como secretario de comercio, a pesar de que una vez habló de Ross como un "matador". Sin embargo, no hay indicios de que el presidente se haya dirigido directamente a los posibles sustitutos de Ross.

Y aunque Trump no ha dudado en separarse de los miembros de su gabinete, a menudo es lento en reemplazarlos, lo que ha llevado a secretarios interinos a dirigir los Departamentos de Defensa y Seguridad Nacional y ahora al de Trabajo. En todo el gabinete y las agencias clave hay más de 20 funcionarios con títulos interinos en los puestos de liderazgo más importantes.

Antes de que la decisión del Tribunal Supremo 5-4 prohibiera a la administración incluir una pregunta de ciudadanía en el censo de 2020 el mes pasado, Trump mantuvo a Ross pese a una serie de controversias, incluida que el acaudalado funcionario presentó un informe sobre sus inversiones en la Oficina de Ética del gobierno que fue declarado "inexacto".

Inicialmente Trump pensó que la decisión de la Corte Suprema le ofrecía un camino legal para agregar la pregunta de la ciudadanía y contradijo públicamente a los funcionarios de la administración cuando se comprometió a seguir luchando por agregarla.

Pero la semana pasada cambió bruscamente de rumbo y reconoció efectivamente la derrota, diciendo que la administración encontraría otras formas de determinar la ciudadanía de la población de los Estados Unidos. Mientras tanto, la Cámara amenazaba con declarar a Ross y al fiscal general William Barr en desacato al Congreso.

Ross no es ajeno a la controversia y con frecuencia ha tenido tensiones en la Casa Blanca por negociar acuerdos con China que se perciben como débiles, por provocar la ira de los legisladores de ambas partes tras imponer tarifas a los aliados y por decir durante un cierre del gobierno que no entendía las vicisitudes financieras que podrían enfrentar los trabajadores federales durante el cierre.

El viernes, cuando NBC News preguntó en la Casa Blanca si Ross lo había decepcionado en cuando a la pregunta en el censo, Trump respondió: "No, no me decepcionó".

El futuro de Ross como Secretario de Comercio depende de varios factores, entre ellos la Casa Blanca y la frustración presidencial con el Departamento de Comercio, la preocupación por la perspectiva de despedir a un miembro del gabinete tan pronto después de la renuncia de Acosta y la relación personal de Trump con Ross, según funcionarios y asesores.

A fines del año pasado, cuando los informes de los medios sugirieron que Trump lo reemplazaría para fines de año, Ross insistió en que su trabajo era seguro. "No hay verdad en eso", dijo en CNBC.

De salir de su puesto, Ross sería el décimo miembro del gabinete confirmado por el Senado que abandonaría la administración, además de docenas de altos funcionarios, incluidos cinco directores de comunicaciones, dos jefes de personal, dos asesores de seguridad nacional, dos secretarios de prensa, el director de la Oficina Federal de Investigaciones, la embajadora ante las Naciones Unidas, el director del Consejo Económico Nacional, el Administrador de Pequeñas Empresas y el Presidente del Consejo de Asesores Económicos.