Incidente mortal en el submarino ruso más secreto pudo causar una catástrofe planetaria

“No es un buque normal, yo lo sé y ustedes lo saben”, dijo Vladímir Putin tras el mortal tragedia.
Imagen de archivo de un submarino nuclear ruso. Arriba, Putin con el ministro de Defensa. Abajo, entierro de los marinos muertos.
Imagen de archivo de un submarino nuclear ruso. Arriba, Putin con el ministro de Defensa. Abajo, entierro de los marinos muertos. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El submarino más secreto de la Armada rusa sufrió un accidente el 1 de julio que sigue envuelto en misterio, y que según un alto oficial pudo provocar “una catástrofe planetaria”.

“No es un buque normal, yo lo sé y ustedes lo saben”, dijo el presidente ruso, Vladímir Putin, en declaraciones a periodistas.

Los cuerpos de los 14 tripulantes fallecidos en el incidente fueron enterrados días después en un cementerio de San Petersburgo, junto a las tumbas de víctimas del hundimiento de otro submarino, el Kursk, que costó la vida a 118 marinos durante unas maniobras navales en el año 2000.

El Ministerio ruso de Defensa explicó que los 14 marineros habían muerto por las emisiones letales originadas en un incendio a bordo del submarino.

Parte de la tripulación sobrevivió, pero las autoridades rusas no han facilitado más información al respecto, según la agencia de noticias The Associated Press.

De hecho, ni siquiera indicaron el nombre del buque, aunque la prensa local ha señalado que se trata del Losharik, el submarino más secreto de la Armada rusa.   

Según el diario Kommersant, la mayor parte de la tripulación estaba descansando cuando se produjo un incendio que propagó gases tóxicos a través del sistema de ventilación.

El reactor nuclear que propulsaba el submarino no ha resultado dañado, según el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, que ha explicado que el buque volverá a entrar en servicio tras ser reparado “rápidamente”.

El submarino Losharik, que debe su nombre a un caballo de una serie de animación de la era soviética, tiene 200 pies de longitud y está formado por una estructura de siete esferas de titanio interconectadas para poder soportar la presión del agua a profundidades que algunos expertos aventuran de hasta 20.000 pies (los submarinos habitualmente no bajan de los 700 pies)

Así, una de sus posibles misiones sería, según analistas citados por The Associated Press, interceptar o cortar los cables de comunicaciones por los que viaja por ejemplo Internet en el lecho submarino.

La Marina rusa, sin embargo, sólo ha indicado que el submarino transportaba un vehículo de investigación para estudiar el fondo del océano, y que el incendio se produjo cuando se encontraba en sus aguas territoriales realizando mediciones barométricas, cerca de su puerto base en Severomorsk, en la costa ártica de Rusia.

El hecho de que la mitad de los tripulantes muertos fueran capitanes de primer rango (equivalente a coronel en Estados Unidos), y que dos de ellos fueran considerados héroes de Rusia por acciones previas, hace pensar a expertos que su misión podría ser de alta importancia táctica. Lo habitual es que sólo haya un capitán de tan alto grado por buque, según expertos.