Esta migrante ha llegado a lo más alto. Pero le acusan de odiar a Estados Unidos. Y Trump parece de acuerdo

Nació en otro país pero ha llegado hasta el Congreso. Sin embargo, un conocido presentador de televisión la considera peligrosa. Y Trump parece de acuerdo.
Trump, en un acto este miércoles en la Casa Blanca. A la derecha, imagen de archivo de Omar.
Trump, en un acto este miércoles en la Casa Blanca. A la derecha, imagen de archivo de Omar. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Tucker Carlson, presentador de la cadena Fox News, concluyó su programa en la noche del martes afirmando que la congresista demócrata Ilhan Omar, de raíces somalíes y religión musulmana, odia a Estados Unidos y es “la prueba viviente” de que las políticas migratorias de este país son “peligrosas”.

Carlson ya había denigrado antes a la congresista, afirmando que es “un símbolo del fracaso del sistema migratorio estadounidense”, porque “odia a este país y “viene aquí gracias a dinero de los contribuyentes” a pedir “que se detengan todos los programas de deportación” de indocumentados

Omar nació en Mogadiscio (Somalia) y llegó a Estados Unidos legalmente, como refugiada, en 1992, después de que su familia huyera de la guerra civil en ese país africano. Se convirtió en ciudadana estadounidense en 2000, con 17 años.

En esta ocasión, el presentador de Fox News llevó sus ataques más allá, indicando que es una desagradecida por “odiar a Estados Unidos más que nunca”, “después de todo lo que ha hecho por ella y su familia”. En su opinión, Omar está “enfurecida” contra el país y “muestra sin disfraces su desprecio por Estados Unidos y sus ciudadanos”.

“Eso debería preocuparles”, le dijo a su audiencia, porque “es la prueba viviente de que la manera en que ejercitamos la inmigración se ha convertido en peligrosa para el país”, “minando” sus cimientos porque “algunas de las personas a las que con más intentamos ayudar llegan a odiarnos apasionadamente”.

En su opinión, quizá fue culpa de otros por no “hacer que se asimilara” a la cultura estadounidense, pero tal vez “el problema sea más profundo, tal vez estamos importando personas de lugares cuyos valores son sencillamente antitéticos con los nuestros”.

Quizá valga la pena aclarar lo obvio:

Estados Unidos no importa personas: sólo se importan bienes o servicios, no seres humanos. Estados Unidos acoge a refugiados y solicitantes de asilo que huyen de la violencia y la pobreza dentro de una tradición centenaria recogida en sus leyes migratorias.

Omar es congresista de la Cámara de Representantes, fue elegida en noviembre de 2018 con el 78% de los votos en el Quinto Distrito del estado de Minnesota, y está al servicio de los ciudadanos defendiendo las ideas políticas por las que fue elegida (entre ellas, una reforma migratoria, algo en lo que coincide con la mayoría de congresistas de la Cámara).

Carlson es un ciudadano privado, no sirve oficialmente al país ni a sus ciudadanos, y recibe un salario por difundir sus ideas anti-inmigración en una cadena de televisión privada.

Dicho esto, el presidente, Donald Trump, ha usado este miércoles la red social Twitter para difundir un mensaje en el que se defiende a Carlson frente a la congresista. En este mensaje, el comentarista Mark Levin critica a CNN después de que esta cadena llamara la atención contra el hecho de que Carlson abogara por no permitir la entrada a Estados Unidos a una persona que es congresista.