Desapareció sin dejar rastro. Meses después la policía descubrió que sus perros lo habían devorado

Su familia lo había reportado como desaparecido, pero el hallazgo de la policía los dejó impactados. Sus perros tenían la culpa.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Un hombre de Texas que había desaparecido meses atrás de manera misteriosa fue comido en su totalidad por sus perros.

Según informaron las autoridades, pruebas de ADN realizadas a fragmentos óseos recuperados de las heces fecales de los animales pertenecían a Freddie Mack, de 57 años.

“Nunca, pero nunca, ni nosotros ni con las personas que hemos hablado, habíamos escuchado que un ser humano fuera comido en su totalidad”, señaló el agente Aaron Pitts, de la policía del condado Johnson.

Al parecer, los 18 perros de raza mestiza que vivían con Mack lo devoraron completamente, incluyendo su cabello y su ropa. Se desconoce si los animales lo mataron o se comieron su cadáver tras fallecer, puesto que el hombre padecía de severos problemas de salud.

Lo único que la policía pudo hallar fueron los fragmentos óseos que medían entre cinco y 12 centímetros. “Los huesos fueron partidos por completo y comidos”, agregó Pitts.

La desaparición de Mack fue reportada en mayo por un familiar que dijo que no habían escuchado nada de él desde el mes anterior. Su residencia estaba ubicada cerca de Venus, una comunidad de menos de cuatro mil habitantes localizada al suroeste de Dallas.

Cuando la policía llegó a la propiedad, el comportamiento agresivo de los perros les impidió la entrada, pero a la larga pudieron registrar la zona tras utilizar un “método de distracción” que mantuvo a los animales en la distancia.

Sin embargo, no pudieron encontrar a Mack hasta que regresaron varios días después para revisar la propiedad con más detalle. Mientras buscaban, descubrieron entre las hierbas heces de perro que contenían pedazos de huesos, ropa y cabello humano.

Fragmentos que tenían un tamaño mayor fueron enviados al Centro para la Identificación de Restos Humanos de la Universidad de North Texas, en donde determinaron que pertenecían a Mack.

Es algo grotesco y ofrecemos nuestras condolencias a la familia de Freddie Mack”, señaló en un comunicado el jefe de policía del condado Johnson, Adam King.

De acuerdo con información proporcionada por el agente Pitt, Mack mantenía a sus perros bien atendidos y alimentados y la única vez que su nombre estuvo en las oficinas de la policía fue en el 2017 cuando fue hospitalizado y los llamó para saber si alguien podía atender a sus mascotas.

“Este hombre amaba a sus animales”, dijo el agente, quien agregó que dos de los perros habían sido asesinados por la jauría, otros 13 habían sido sacrificados por su “agresividad” y tres más dados en adopción.

RELACIONADO:

Encuentran en Florida el cadáver de un hombre. Tenía un centenar de mordidas de perro