Esposa y madre de víctimas ahogadas espera rota en El Salvador sus cadáveres

Los cuerpos de la niña y el papá que murieron abrazados en el río Bravo y cuya foto causó indignación mundial llegarían mañana por una vía poco habitual para repatriación de cadáveres

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Una mujer salvadoreña que perdió a su esposo e hija cuando estos intentaron cruzar el río Bravo a nado hace unos días para ingresar a Texas regresó a su país el viernes, rota de dolor, antes de la llegada de los restos de sus seres queridos, cuya muerte capturada en fotografía provocó indignación a nivel mundial.

Tania Vanessa Ávalos llegó a El Salvador con Milton de Jesús Paredes, un amigo de la familia que estuvo con ellos en su malogrado intento por entrar a Estados Unidos. Visiblemente perturbada, no hizo comentarios. La joven ha pedido a la prensa que la dejen sola, que respeten su dolor.

Por razones logísticas, las autoridades decidieron transportar por tierra los cuerpos de Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años, y Valeria, de 23 meses, los cuales se prevé lleguen el domingo.

El vicecanciller para los salvadoreños en el exterior, Mauricio Cabrera, dijo que la tragedia “ha consternado a la opinión pública nacional y mundial”.

A Martínez y a su hija los arrastró la corriente del río el domingo entre la ciudad mexicana de Matamoros y Brownsville, Texas, y sus cadáveres fueron hallados a la mañana siguiente.

La fotografía de ambos bocabajo junto a la ribera con la niña metida debajo de la camisa de él y el brazo de ella alrededor del cuello de su padre ilustra claramente los peligros que los migrantes y los solicitantes de asilo enfrentan al intentar llegar a Estados Unidos.

Óscar y Valeria serán sepultados en el parque memorial San Romero del cementerio La Bermeja en San Salvador. Los preparativos para realizar su funeral ya iniciaron en el lugar con la abertura de las tumbas donde descansarán sus restos. Los medios de comunicación tampoco tendrán acceso a este lugar.
La imagen conmovió también a las personas de Matamoros que han enfrentado decisiones similares.

Viviana Martínez, una mujer embarazada que salió de Cuba con su esposo y su hijo pequeño, dijo que habían visto la fotografía en línea y le había roto el corazón a la comunidad de migrantes allí.

Confesó que, unos días antes, estaba de pie en la margen cubierta de césped intentando dilucidar cómo cruzar.

“Yo voy a ser sincera. Yo unos días antes de este terrible accidente, estuve hasta pensando por la desesperación... Y estaba hasta analizando cómo cruzar, pero gracias a Dios me frené porque no quiero arriesgar la vida de mi hijo”, declaró Martínez.

RELACIONADO:

La niña de 23 meses se lanzó al río y el padre intentó salvarla. Así murieron. La madre vio todo

Desgarradora foto de padre e hija ahogados debería sacudir a Trump, dice Nancy Pelosi

Muere una niña migrante de siete años en el desierto de Arizona