El Tribunal Supremo decidirá futuro de los soñadores en medio de la campaña presidencial

Trump prometió una solución compasiva. Pero casi un millón de migrantes teme ahora ser deportado de un día para otro.
Una estudiante de la Universidad Loyola Marymount y soñadora se manifiesta en apoyo de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia en Los Ángeles en 2017.
Una estudiante de la Universidad Loyola Marymount y soñadora se manifiesta en apoyo de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia en Los Ángeles en 2017.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON.— El Tribunal Supremo dijo hoy que decidirá en su próxima sesión el futuro de los más de 700.000 jóvenes indocumentados que se ampararon al programa de “acción diferida” (DACA) de 2012,  en medio de una reñida campaña presidencial por ahora dominada por el tema de la inmigración ilegal.

El aviso generó reacciones encontradas de grupos pro-inmigrantes, que prometieron luchar por los "Dreamers" ante el temor de que el Tribunal Supremo, bajo control de los conservadores, se decantará a favor de la Administración Trump. 

En concreto, la máxima corte del país tendrá que decidir la legalidad del desmantelamiento de “DACA” en septiembre de 2017, cuando el presidente Donald Trump dio plazo de seis meses al Congreso para encontrar una solución legislativa al programa adoptado por la anterior Administración Obama.

Hasta ahora, el Tribunal Supremo había resistido las presiones de la Administración por agilizar una decisión en tres distintas apelaciones del caso antes de este verano, consciente además de la politización del asunto.

Al final, el Tribunal Supremo decidió consolidar las tres apelaciones en un solo caso, programando una audiencia oral de una hora para su próxima sesión, que comienza en octubre.

El dictamen del Tribunal Supremo estaría previsto para más tardar junio de 2020, justo durante una campaña electoral que decidirá si Trump gana la reelección o, por el contrario, los demócratas recuperan la Casa Blanca.

Greisa Martínez Rosas, una  soñadora y subdirectora ejecutiva del grupo “United We Dream”, lamentó que, a su juicio, Trump ha hecho lo imposible para detener y deportar a inmigrantes y ahora “el Tribunal Supremo está siendo arrastrado a hacerle el trabajo sucio”.

Según la activista, Trump y los republicanos han “negociado de mala fe” y frenado varios esfuerzos en el Congreso para proteger a los jóvenes indocumentados.

 “Sin importar la decisión que tome el Tribunal Supremo en este caso, debemos continuar luchando y protegiendo de la detención, deportación y separación de familias a los jóvenes inmigrantes, nuestras familias, y miembros de la comunidad”, puntualizó Martínez Rosas.

El grupo recordó a los beneficiarios de DACA los pasos que deben tomar para mantener las protecciones bajo el programa de alivio migratorio.

Por su parte, Jorge Loweree, director de políticas del "American Immigration Council", dijo a Noticias Telemundo que el anuncio de hoy "reitera la urgencia de que el Congreso cree una solución permanente para los beneficiarios de DACA y de los Dreamers de manera más amplia".

Aunque los "Dreamers" tendrán que pasar más tiempo en "incertidumbre" a la espera del dictamen final, al menos podrán continuar viviendo y trabajando  de forma legal en EEUU, subrayó.

Por ahora, tres tribunales federales y dos de apelaciones han bloqueado los esfuerzos de la Administración Trump por eliminar DACA, que desde 2012 dio cobijo de la deportación a más de 700,000 jóvenes traídos ilegalmente a EEUU por sus padres cuando eran niños.  

El programa, que ofrece permisos de trabajo renovables cada dos años, sólo incluye a jóvenes que entraron a EE UU antes de 2007 y antes de cumplir los 16 años.

Para la mayoría de los tribunales,  la Administración Trump actuó de forma arbitraria al desmantelar DACA, sin tomar en cuenta el daño que eso causaría tanto a los beneficiarios como a las comunidades en las que residen.

Los dictámenes en vigor han dado un respiro a los “Dreamers”, que mantendrán sus protecciones legales a la espera de una decisión definitiva del Tribunal Supremo sobre DACA.

El entonces presidente Barack Obama puso en marcha “DACA” en agosto de 2012 en respuesta al movimiento de los “Dreamers” y ante la inacción del Congreso respecto a una reforma migratoria integral.

El programa protege de la deportación a los “Dreamers” y les provee permisos de trabajo, además de que pueden obtener licencias de conducir en aquellos estados donde se les permite.

Trump ganó la reelección con promesas de recrudecer el combate a la inmigración ilegal, la construcción de un muro fronterizo, y el desmantelamiento de “DACA”.

Tras su llegada al poder, prometió una solución con “compasión” para los soñadores, pero ha quedado como una tarea inconclusa. De hecho, Trump generó fuertes críticas cuando condicionó su apoyo a los dreamers a la construcción del muro fronterizo, provocando de paso un cierre parcial del gobierno a principios de año.

Además de “United We Dream”,  grupos como "Make the Road NY" y el Centro Nacional para Leyes de Inmigración también prometieron que continuarán defendiendo las protecciones legales de los "Dreamers". 

 Mientras, otros cívicos mantienen la presión sobre el Congreso para que suprima fondos a la “máquina de deportación” del gobierno, y movilizar a los votantes latinos para las presidenciales de 2020.

Lea también: 

Aprueban medida que legaliza a "Dreamers" y "tepesianos". La legislación tiene pocas posibilidades en el Senado