El expresidente demócrata Jimmy Carter dice que Trump es un presidente ilegítimo

El expresidente Carter afirma que los rusos trabajaron para llevar a Trump a la Casa Blanca
Imagen de archivo del expresidente Jimmy Carter en un evento en Georgia en septiembre de 2018.
Imagen de archivo del expresidente Jimmy Carter en un evento en Georgia en septiembre de 2018. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El expresidente demócrata Jimmy Carter, quien estuvo en la Casa Blanca desde 1977 hasta 1981, ha afirmado que el presidente, Donald Trump, es ilegitimo porque la interferencia rusa en las elecciones fue responsable de su victoria.

Carter ha hecho los comentarios este viernes durante un evento con donantes en Virginia.

El moderador del evento le ha preguntado a Carter si creía que Trump era un “presidente ilegítimo”, este ha contestado: “Basado en lo que acabo de decir, sobre lo cual no me puedo retractar, yo diría que si”.

“No hay duda de que los rusos interfirieron en las elecciones,” ha afirmado.

Según Carter, de 94 años, la interferencia de Rusia “si fuese completamente investigada, revelaría que Trump en realidad no ganó las elecciones del 2016”.

El expresidente ha agregado que el cree que Trump “perdió la elección” y ganó la presidencia “porque los rusos interfirieron en su nombre”.

Carter ha dado las declaraciones sin ofrecer mas detalles sobre sus acusaciones.

Un reporte divulgado en 2017 por agencias de inteligencia ha indicado que Rusia trabajó para beneficiar a Trump y perjudicar a su contrincante, la exsecretaria del Departamento de Estado y excongresista Hillary Clinton, del Partido Demócrata.

El fiscal especial Robert Mueller ha entregado un reporte indicando la existencia de dos esquemas rusos para interferir en las elecciones. El documento afirma que no se encontró evidencia suficiente para demostrar que Trump confabuló con el gobierno ruso en los esfuerzos para manipular las elecciones. 

No obstante, Mueller ha recalcado en varias ocasiones que Rusia, a través de agentes de inteligencia militar, interfirió en las elecciones de 2016 para “dañar a un candidato”, en concreto, a Clinton.

Hasta el comento no se ha encontrado ningún indicio que demuestre la alteración inapropiada de votos durante las elecciones que llevaron a Trump a la Casa Blanca.