Este asteroide dorado nos podría destruir. Pero no como piensa. Primero nos haría multimillonarios

"A unos 500.000 millones de kilómetros de la Tierra, flota un orbe metálico del tamaño del estado de Massachussets" y está hecho de oro, platino, níquel y hierro. Vale más que todo el oro en la Tierra

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

“En algún lugar entre las órbitas de Marte y Jupiter, a unos 500.000 millones de kilómetros de la Tierra, flota un orbe metálico del tamaño del estado de Massachussets”, que nos podría hacer multimillonarios a todos, dice la NASA.

Psyche 16 es uno de los asteroides más grandes del Sistema Solar. Y está hecho de oro, platino, hierro y níquel. En cantidades tan grandes que podrían destruir nuestra economía, arrojando al caos el precio de las mercancías que se producen en la tierra.

La web informativa Oil Price calcula que el valor de la roca es de más de 700 cuatrillones de dólares. Si pudiéramos traer su riqueza a nuestro planeta y repartirla equitativamente, a cada uno le tocaría casi un billón de dólares.

Pero esto significaría el colapso de nuestra economía, valuada en 75,5 billones de dólares.

Get the noticias newsletter.

Por fortuna, la NASA no visitará el asteroide como parte de una misión minera, sino una científica.

Los astrónomos de la agencia espacial estadounidense creen que Psyche 16 podría albergar secretos sobre cómo se formó nuestro planeta, en particular, su núcleo sólido. El centro de la Tierra nunca ha sido explorado y con la tecnología actual es imposible.

Más de 6.300 kilómetros o 4.000 millas nos separan del núcleo de la Tierra. Lo más profundo que hemos logrado excavar son 12 kilómetros. Y no sólo habría que atravesar cientos de millas de roca sólida, también el magma a más de 5.000 grados Celsius y una presión inimaginable que aplastaría al submarino más resistente como un elefante una lata de refresco.

Pero se cree que Psyche 16 no es un asteroide común, sino el núcleo sólido de un planeta que no llegó a formarse. Probablemente, durante la formación del Sistema Solar, dicen los científicos, impactos con otros objetos destruyeron su exterior rocoso. Sin embargo, el núcleo de metal ha permanecido prácticamente intacto, algo extraordinario.

Armados con sofisticados instrumentos de pronunciación difícil, como espectrómetros, imagenología multiespectral y magnetómetros, entre otros, los científicos estudiarán la composición del objeto, su campo magnético y su topografía, entre otros objetivos, con la esperanza de entender mejor el planeta que habitamos.

RELACIONADO:

La NASA vigila la llegada de un meteorito potencialmente peligroso tan grande que tiene su propia luna

El espectáculo de la caída de un meteorito en Australia

La NASA anuncia cuándo caerá un meteorito gigante que puede destruir un estado o un país entero