“La obligaron a dormir en el suelo como castigo por usar un peine”. Esta es la lucha de un padre migrante por su hija detenida

“Lo único que puede hacer es llorar tan fuerte que suena como si se estuviera ahogando”. Su hija de siete años está recluida en un centro donde le castigan inhumanamente y él teme que se la quiten si se enteran de sus quejas.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El padre de una niña migrante de siete años que ha permanecido detenida en un centro de la Patrulla Fronteriza sólo puede hablar con ella por teléfono, pero cuando lo hace llora tanto que es difícil entenderla.

“Lo único que puede hacer es llorar tan fuerte que suena como si se estuviera ahogando”, dijo el padre a la agencia de noticias The Associated Press. Él ha pedido permanecer en el anonimato por miedo a que hablar pueda interferir con que le regresen a su niña.

Ha pasado casi una semana y él aún no ha logrado que lo dejen verla.

Este miércoles, después de que los abogados del padre enviaron un aviso legal al Departamento de Justicia para exigir su liberación, éste dijo a The Associated Press que se sentía aliviado al saber que ella había salido de la estación de Clint, Texas. Los abogados le dijeron que había sido colocada en un refugio para niños en El Paso, pero él todavía se sentía angustiado por su destino.

La niña llamó la atención de los abogados que entrevistaban a los niños en la estación de Clint la semana pasada, donde dijeron que se echó a llorar cuando le hicieron una pregunta. Después, llamaron a su padre cuando encontraron su número de teléfono escrito en un brazalete etiquetado como “padre estadounidense”.

Pero ella apenas podía hablar con él por teléfono.

“No he dormido porque todos los días que pasan no puedo hablar con ella, pienso: '¿Qué pasa si estoy durmiendo bien y ella está tan mal sola allí?' Esto es aterrador".

Su padre dijo que tenía la esperanza de que hablaría con ella en los próximos días. Los abogados se estaban comunicando con los funcionarios del gobierno y el refugio para acelerar la conversación.

La última vez que hablaron, el sábado, ella estaba tosiendo y dijo que los guardias antes la habían castigado durmiendo en el suelo después de que los niños en su celda colocaron mal el peine de piojos que les había dado una enfermera, dijo el padre de la niña.

Citando violaciones del documento Flores, un acuerdo legal que requiere la detención segura e higiénica para los niños y sus familias migrantes, la abogada de la familia Amy Maldonado dijo en un aviso legal que planean presentar una queja en el tribunal del distrito federal, solicitando una orden de restricción temporal de emergencia y una orden judicial preliminar, si la niña no es entregada a sus padres.

"La obligaron a dormir en el suelo de baldosas como castigo por usar un peine", dijo Maldonado. "Quiero encontrar el nombre del oficial que le hizo eso a ella".

Los documentos legales dan cuenta de los últimos días de la niña.

El domingo, según informes, la trasladaron a un refugio de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados en Combes, Texas, a 12 horas en coche, pero cancelaron su traslado. Luego la llevaron de regreso a Texas a la estación de la Patrulla Fronteriza en Clint, mientras se preparaban para llevarla a otro refugio en San Antonio. Pero no la llevaron de inmediato ahí, primero tuvo que pasar por otro refugio en El Paso.

En total, fueron cuatro días de frenético movimiento en los que la niña no se pudo comunicar con sus padres, decía el aviso.

Un funcionario de Aduanas y Protección Fronteriza que habló el martes con los medios de comunicación bajo condición de anonimato reiteró que, con 2,000 niños bajo custodia, la agencia está "en un modo de crisis".

Por ley, en un periodo de 72 horas Protección Fronteriza debe entregar a los niños al cuidado de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, que administra refugios y campamentos donde los niños esperan para reunirse con la familia o patrocinadores.

Las autoridades planearon una visita a la estación de Clint este miércoles.

La Oficina de Reasentamiento de Refugiados no proporcionó comentarios de inmediato, pero la Representante Diana DeGette, demócrata por Colorado, dijo que el director interino de la agencia, Jonathan Hayes, le había dicho que no siempre podían aceptar niños porque sus 165 refugios se encontraban saturados.

"Necesitamos que estas agencias trabajen juntas, y tenemos que encontrar una manera de romper cualquier barrera que impida que lo hagan", dijo DeGette. "Porque, en este momento, lo que tenemos es un sistema que se está desmoronando, y cuando eso sucede, en última instancia, son los niños quienes más sufren las lesiones".

Esta semana, tras las críticas en medio y la presión de legisladores republicanos y demócratas el Gobierno de Trump dijo que había iniciado el traslado de los niños en el centro de Clint. El lunes, la representante Verónica Escobar dijo que sólo permanecían 30 niños allí y las autoridades federales dijeron que se estaban preparando para enviar a casi 250 de los niños a los refugios ORR, un primer paso hacia la reunificación.

RELACIONADO:

México: autoridades envían a más migrantes a centro de detención

Activistas educan a migrantes sobre sus derechos ante inminentes redadas de ICE

“Nunca había escuchado de este nivel de inhumanidad”. Estos niños migrantes denuncian las condiciones de su detención