Los menores no acompañados pasan "demasiado tiempo" detenidos en instalaciones inadecuadas, admite la administración Trump

Tras ser acusados de tratar inhumanamente a los niños migrantes, la adminisración Trump reconoce que "los menores de edad no acompañados están esperando demasiado tiempo en instalaciones de la (Patrulla Fronteriza) que no están diseñadas para cuidar niños”.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

La administración Trump ha encontrado espacio para albergar a 249 menores que llegaron a la frontera sin un adulto que los acompañara y que habían sido detenidos previamente en un centro de detención en Clint, Texas, criticado por presuntos malos tratos a los niños.

“La semana pasada la ORR (Oficina de Reasentamiento de Refugiados, en español) identificó en su red espacio para albergar a 249 menores no acompañados que se encontraban en la instalación de Protección Fronteriza y Aduanas en Clint –estos niños ahora deberían estar bajo el cuidado del HHS (Salud y Servicios Humanos, en español) a partir del martes 25 de junio”, dijo Evelyn Stauffer, portavoz de Salud y Servicios Humanos.

Este lunes, la agencia de noticias The Associated Press reportó que el Gobierno había removido a la mayoría de los poco más de 300 niños en el centro de detención de Clint, después de que se conocieran las quejas de un grupo de abogados que había visitado las instalaciones la semana pasada.

Según la representante Verónica Escobar, sólo 30 niños permanecían en esta instalación cercana a El Paso, Texas, este lunes.

Los abogados señalaron que los niños mayores estaban tratando de cuidar a los bebés y a los pequeños, según informó por primera vez el jueves la agencia de prensa The Associated Press.

Los reportes describieron a un niño de cuatro años con el pelo enmarañado que había estado sin ducharse durante días, y a otros menores hambrientos e inconsolables que luchaban por tranquilizarse mutuamente. Algunos habían estado encerrados durante tres semanas dentro de las instalaciones, donde 15 niños estaban enfermos de gripe y otros 10 estaban en cuarentena médica.

Las autoridades no han precisado en dónde planean alojar a los 249 niños, ni qué sucederá con los que aún permanecen en el centro de Clint.

Por ley, los menores no deberían estar retenidos por más de 72 horas por la Patrulla Fronteriza. Sin embargo, las autoridades han dicho que se encuentran al límite de sus capacidades y los niños terminan esperando, en ocasiones, por semanas.

Los menores no acompañados que son aprehendidos en la frontera deben pasar por un complicado proceso, que normalmente involucra a tres agencias federales.

Primero, la Patrulla Fronteriza, que es parte de Protección Fronteriza y Aduanas, los detiene cuando ingresan al país irregularmente. Luego, Salud y Servicios Humanos en coordinación con la Oficina de Reasentamiento de Refugiados busca un albergue donde alojarlos. Una vez que encuentra una cama para el niño o los niños, Salud los saca de la custodia de Protección Fronteriza y los entrega al albergue de la red de Reasentamiento de Refugiados.

Finalmente, esta última agencia es responsable de encontrar un hogar de acogida para el menor, que puede ser la casa de un familiar u otro patrocinador.

“El Departamento de Salud y Servicios Humanos ha incrementado de manera significativa la tasa a la que envía a los niños con patrocinadores (de 90 días en noviembre a 44 en mayo), pero los menores de edad no acompañados están esperando demasiado tiempo en las instalaciones de la CBP (Protección Fronteriza y Aduanas), que no están diseñadas para cuidar niños”.

Las autoridades han atribuido el problema a la creciente llegada de familias con niños y de menores que viajan solos. En lo que va del año fiscal 2019 (octubre 2018- septiembre 2019) las autoridades han tenido que procesar un 60% más de menores, con respecto al año anterior. Tan sólo en mayo, Salud y Servicios Humanos recibió a 10.000 niños, una de las cifras mensuales más elevadas de la historia.

Por ello, aunque están procesando las solicitudes con mayor velocidad, el número limitado de camas complica su traslado fuera de los centros de la Patrulla Fronteriza. Hasta el 10 junio, informaron las autoridades en una carta al congreso, había 1900 niños no acompañados en custodia de Protección Fronteriza, pero Salud y Servicios Humanos sólo tenía 700 camas disponibles.

“Continuamos experimentando una crisis humanitaria y de seguridad en la frontera sur de los Estados Unidos, y la situación se vuelve más grave cada día”, dijo Stauffer.

La administración Trump ha solicitado al Congreso 4.500 millones de dólares para “tratar inmediatamente la crisis humanitaria en nuestra frontera sur”.

El Congreso ha dado muestras de estar avanzando en la aprobación de un paquete de fondos, sin embargo, la amenaza del presidente de iniciar redadas masivas en dos semanas si no se eliminan “lagunas legales” relacionadas con el asilo que, según él, alientan la inmigración indocumentada, ha nublado la posibilidad de un acuerdo bipartidista.