Demócratas le apuestan a la ciudadanía para indocumentados en su disputa por la Casa Blanca en foro de NALEO en Telemundo

Ocho candidatos presidenciales del Partido Demócrata afirman estar a favor de dar ciudadanía a 11 millones de inmigrantes indocumentados

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

A medida que pasan las semanas en la disputa por la Casa Blanca, varios candidatos presidenciales del Partido Demócrata han enfocado sus esfuerzos en atraer el voto Latino en el foro organizado por  la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados (NALEO, por sus siglas en inglés) en los estudios de Telemundo Center.

Esta vez, ocho de los más de 20 contrincantes demócratas han participado en un foro donde coincidieron en querer abrir el camino para que cerca de 11 millones de inmigrantes indocumentados puedan obtener la ciudadanía y para revocar las medidas del gobierno actual.

El excongresista Beto O’Rourke ha indicado que su administración trabajaría para reunir a las familias que han sido separadas por las políticas migratorias del presidente Donald Trump.

La senadora Elizabeth Warren ha dicho que “necesitamos proteger a los Dreamers, necesitamos mantener a las familias unidas”.

Los congresistas Bernie Sanders y Amy Klobuchar, por ejemplo, han afirmado que una reforma migratoria integral está dentro de las principales prioridades de sus propuestas.

“Nosotros honramos a los inmigrantes, estamos orgullosos de los logros de los inmigrantes, entendemos que somos una nación de inmigrantes”, ha mencionado Sanders.

El rocoso camino a la ciudadanía

Durante sus intervenciones, los candidatos han indicado estar a favor de proveer un camino a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados.

Sin embargo, John Hickenlooper fue cuestionado por haber dicho durante una entrevista que la ciudadanía no era una prioridad.

El exgobernador de Colorado ha aclarado que, aunque su plan de gobierno incluye dar una visa valida por 10 años para que los inmigrantes indocumentados puedan trabajar y viajar sus países, su propuesta también considera otorgar la ciudadanía a estos inmigrantes.

“La prioridad debe ser permitirles a las personas que salgan de las sombras”, Hickenlooper ha dicho agregando que “todas las personas merecen un camino a la ciudadanía”.

Pete Buttigieg, actualmente alcalde de South Bend, ha afirmado que su administración trabajaría para la población inmigrante, incluyendo la ciudadanía para los indocumentados, porque “la libertad, la seguridad, la democracia, no son valores conservadores, son valores americanos”.  

O’Rourke ha dicho que su propuesta migratoria incluye la ciudadanía para los beneficiarios de Daca, una medida que le permite a jóvenes soñadores permanecer legalmente en el país.

“Hacer las cosas bien nos hace un mejor país”, O’Rourke ha dicho.

La reforma al TPS, la detención de inmigrantes y otras medidas en juego

Parte de la propuesta migratoria de Warren incluye reformas al sistema de Estatus de Protección Temporal, conocido como TPS, el cual permite a ciudadanos extranjeros que residen en Estados Unidos permanecer legalmente si las condiciones en sus países de origen les impiden regresar temporalmente de manera segura.

Warren ha indicado que su plan de gobierno también pretende reformar el sistema de detención de inmigrantes para que aquellos que se benefician económicamente no puedan seguir sacando provecho de la situación.

Por su parte, el exsecretario del Departamento de Vivienda, Julian Castro, ha indicado que usaría todos los poderes de la presidencia para apoyar a los inmigrantes y trabajaría para extender el Daca.

Buttigieg ha dicho que es una prioridad que cada persona en Estados Unidos tenga los medios para obtener una tarjeta de identificación.

Según ha agregado, un documento de identidad es vital para llevar a cabo tareas tan simples como registrarse como acudiente de menores en las escuelas.  

A pesar de expresar su apoyo a una reforma migratoria, Hickenlooper ha dicho que una eventual reforma al sistema de salud en el país no beneficiaria a los inmigrantes indocumentados hasta que la cobertura no sea garantizada a los ciudadanos americanos primero.

A diferencia de él, Sanders respondió con un enfático “absolutamente” cuando le preguntaron si estaría dispuesto a dar cobertura médica a los inmigrantes indocumentados.

“La atención medica es un derecho humano y según escuche la última vez, los indocumentados también son humanos,” ha afirmado el senador.

Mas allá de la frontera

O’Rourke y el representante Eric Swalwell han dicho que sus propuestas migratorias incluyen la cooperación con otros gobiernos de la región.

O’Rourke ha expresado que proveería fondos para abordar los problemas de seguridad en el Triángulo Norte de Centroamérica.

Por su parte, Swalwell ha agregado que de llegar a la presidencia convocaría a los presidentes de México y otros países Centroaméricanos para discutir temas de política, economía y seguridad.

“Nos va a costar menos si proveemos seguridad económica en sus países,” ha afirmado. “El liderazgo ordena que vayamos mas allá de la frontera”.

El polémico censo 2020 y lo que está en juego para los Latinos

Todos los candidatos fueron sondeados sobre la propuesta del gobierno del presidente Donald Trump de incluir una pregunta de nacionalidad en el censo del 2020. De ser incluida en el censo, muchos expertos han asegurado que millones de Latinos e inmigrantes podrían ser obviados en el conteo.

Durante el foro, todos los candidatos han manifestado estar en contra de la pregunta de ciudadanía porque tendría un impacto en la representación política y en los fondos destinados a temas de salud, educación, entre otros.

“Si no podemos contar a cada persona adentro de nuestro país, no podemos contar su voz”, O’Rourke ha dicho.

O’Rourke, Swalwell y Buttigieg, han ido más allá y han afirmado que la medida es "racista" y está motivada por intereses políticos.

“El presidente convirtió el censo en un arma debido al éxito de ustedes [inmigrantes]”, Swalwell ha dicho. “Nosotros no vamos a financiar prácticas discriminatorias en el censo”.

Según Hickenlooper, la iniciativa de Trump es “corrupta e ilegal”.

Warren ha preferido ser cautelosa y ha manifestado que se debe esperar a que la Corte Suprema de su opinión sobre el tema.

Sanders, sin embargo, ha indicado que no es necesario esperar hasta que el censo sea hecho para intentar corregirlo. El senador ha agregado que el congreso debe trabajar para evitar que la pregunta sea incluida.

En caso de que el censo sea llevado a cabo con la pregunta sobre la ciudadanía, los candidatos coincidieron en que harían un recuento.

Al terminar su declaración, O’Rourke ha dicho de manera eufórica: “seamos grandiosos, no seamos pende***”.