La ONU encuentra "pruebas creíbles" que implican al príncipe saudí en el asesinato del periodista Khashoggi

Una experta independiente que investiga para Naciones Unidas pide investigar al príncipe saudí. "Hay pruebas creíbles que ameritan una investigación más a fondo"
Fotografía de octubre de 2018 que muestra a manifestantes durante una vigilia por el periodista Jamal Khashoggi ante el consulado de Arabia Saudí en Estambul (Turquía).
Fotografía de octubre de 2018 que muestra a manifestantes durante una vigilia por el periodista Jamal Khashoggi ante el consulado de Arabia Saudí en Estambul (Turquía).EFE / EFE

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Una experta independiente de derechos humanos que investiga para Naciones Unidas el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi recomendó el miércoles investigar el posible papel del príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, debido a “pruebas creíbles”.

 

Agnes Callamard publicó un reporte de 101 páginas sobre la muerte de Khashoggi en el consulado saudí de Estambul, que concluía con decenas de recomendaciones. El texto pidió que organismos de la ONU o su secretario general, Antonio Guterres, “exijan” una pesquisa penal posterior.

 

Callamard señaló la “extrema sensibilidad” de considerar la responsabilidad penal del príncipe heredero y de Saud Alqahtani, un destacado asesor de la corte saudí y que no ha sido acusado. “No se alcanza ninguna conclusión en cuanto a la culpabilidad” de los dos hombres, señaló. “La única conclusión alcanzada es que hay pruebas creíbles que ameritan una investigación más a fondo”. 

 

El periodista, que trabajaba para The Washington Post, fue asesinato en octubre pasado en el consulado de su país en Estambul, adonde acudió a recoger unos documentos para casarse con su novia, aunque no volvió a salir vivo del edificio.

 

Arabia Saudí tuvo que desdecirse ante la presión internacional y las pruebas en manos de Turquía y admitir que el periodista había muerto en sus dependencias y que había sido un asesinato premeditado.

 

En el consulado, a Khashoggi le esperaban agentes saudíes que habían llegado a Estambul la noche anterior, entre ellos cuatro miembros del equipo de seguridad del príncipe heredero saudí Bin Salmán, quien, no obstante, ha negado cualquier vinculación con el crimen.

 

JUICIO SECRETO

 

El objetivo de su pesquisa, dijo Callamard, era identificar a las personas en posiciones de poder que podrían haber abusado o faltado a su labor en este caso. En Arabia Saudí se celebra un juicio prácticamente en secreto a once personas por el suceso. Cinco de ellas podrían ser condenadas a muerte.

 

Callamard indicó en el reporte que había tenido acceso a una grabación del asesinato el 2 de octubre. También recibió información sobre un “paquete financiero” ofrecido a los hijos de Khashoggi, “pero es cuestionable que este paquete equivalga a una compensación según las leyes internacional de derechos humanos”.

 

La experta mencionó las limitaciones de su pesquisa, que comenzó en enero. Su solicitud de viajar a Arabia Saudí no recibió respuesta. Recibió apenas 45 minutos de las grabaciones realizadas en el consulado en torno al momento del asesinato, mientras que los servicios turcos de inteligencia habían registrado que existían unas 7 horas de grabaciones.

 

El reporte ofrecía macabras y detalladas descripciones, casi minuto a minuto, de los acontecimientos en torno al asesinato y menciona el sonido de una sierra que podría haberse utilizado para descuartizar el cuerpo de Khashoggi.

 

También identificó por su nombre a 15 sospechosos.

 

El Departamento de Estado de Estados Unidos identificó oficialmente a 16 personas por su papel en el crimen. Muchos legisladores estadounidenses han criticado al presidente, Donald Trump por no condenar a Arabia Saudí por la muerte del periodista.

RELACIONADO:

La CIA concluye que el príncipe heredero al trono Saudita ordenó el asesinato del periodista Khashoggi