El ataque contra Big Papi no estaba dirigido contra él. Este era el verdadero objetivo y la mente maestra detrás del crimen

El ataque contra el pelotero Big Papi no estaba dirigido contra él. Ha sido un caso de identidad confundida, revela el fiscal General de República Dominicana

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El principal fiscal de la República Dominicana ha dado a conocer que el ex bateador de los Medias Rojas David Ortiz no fue el objetivo de un tiroteo en un club nocturno en su ciudad natal el 9 de junio.

El fiscal general Jean Alain Rodríguez dijo que el objetivo era otro hombre, vestido de manera similar a Ortiz, que estaba sentado con la ex estrella del béisbol la noche del 9 de junio en un bar en Santo Domingo.

Rodríguez dijo que el tiroteo fue orquestado por un miembro del Cartel del Golfo, una organización criminal mexicana, que está prófugo de la justicia estadounidense. Sin embargo, no dio a conocer de inmediato un motivo para la orden de asesinato.

El objetivo de Gómez era Sixto David Fernández, amigo de Ortiz que se encontraba sentado en la misma mesa. Llevaba pantalones similares a los de Big Papi y esto fue lo que causó la confusión al sicario encargado de asesinar a Fernández, dijo el fiscal General.

En el momento del ataque, Ortiz estaba con la personalidad de la televisión Jhoel López y el presunto objetivo, David Fernández, en el Dial Bar and Lounge.

Ortiz estaba sentado de espaldas a la calle cuando recibió un disparo en la espalda por una bala que también hirió a López.

El tiroteo fue llevado a cabo por dos hombres en una motocicleta que fueron seguidos por varios sospechosos en dos autos, dijeron las autoridades.

“El hecho de que David Ortiz no haya sido su objetivo, no cambia en nada la naturaleza del hecho, porque la intención era asesinar a una persona. La ley es igual para todos”, dijo el fiscal Rodríguez en rueda de prensa.

Once sospechosos han sido arrestados, incluido el presunto tirador identificado como Rolfy Ferreyra, también conocido como Sandy, un hombre delgado y tatuado de 25 años a quien los fiscales de Estados Unidos buscan por robo a mano armada y cargos de armas en Nueva Jersey.

Rodríguez dijo que el tiroteo fue orquestado por  Víctor Hugo Gómez, a quien describió como miembro o asociado del Cartel del Golfo, una de las principales organizaciones de narcotráfico de México.

Se creía que Gómez estaba en Estados Unidos y estaba siendo buscado por la Administración de Control de Drogas, dijo el mayor general Ney Aldrin Bautista Almonte, director de la policía nacional de la República Dominicana, reportó la agencia de noticias The Associated Press.

El arma utilizada en el tiroteo, una pistola semiautomática Browning Hi Power, fue enterrada en el jardín de uno de los hogares del sospechoso y luego fue entregada a la policía por su madre, según documentos judiciales obtenidos por la agencia citada.

Los otros sospechosos incluyen a Joel Rodríguez de la Cruz, alias Squiddy; Reynaldo Rodríguez Valenzuela, también conocido como el chino; Franklin Junior Merán, también conocido como Rubirosa; Porfirio Ayendy Dechamps Vásquez, alias Kid; y Eddy Vladimir Feliz García, también conocido como The Package, quien fue identificado como el supuesto conductor de motocicleta.

Las autoridades dicen que García fue capturado y golpeado por fanáticos enojados después de que patinó y se cayó de la bicicleta cuando la pareja intentó huir. El abogado de García dijo que su cliente es un fanático de Ortiz y no tenía idea de que su pasajero iba a cometer un delito.

Otro sospechoso fue identificado como Oliver Moisés Mirabal Acosta, también conocido como Papi, cuyo padre lo acusó de estar involucrado en una banda de sicarios y narcotraficantes de bajo nivel. Se le acusa de conducir uno de los autos utilizados para acechar a Ortiz antes de que le dispararan.

También se acusa a Gabriel Alexander Pérez Vizcaíno, también conocido como Bone, quien dicen que fue contratado por alguien que se encuentra en prisión por cargos no relacionados, para ser el enlace entre los sicarios y la persona que los pagó.

Las autoridades dicen que Pérez compartió una imagen del objetivo cuando se reunió con los otros sospechosos en una gasolinera cercana justo unos minutos antes del tiroteo, aunque no han especificado quién fue representado en la imagen.

Dijeron que Pérez luego vendió el teléfono celular utilizado para planificar el ataque y distribuir una imagen del objetivo a una mujer por 180 dólares para que pudiera deshacerse de la evidencia un día después del tiroteo.

La policía todavía está buscando al menos a otros tres sospechosos: una mujer conocida como La Venezolana o Roja; Luis Alfredo Rivas Clase, también conocido como The Surgeon, quien es buscado por un tiroteo en Reading, Pensilvania en 2018, y se cree que maneja al otro para acechar a Ortiz; y Alberto Miguel Rodríguez Mota, a quien creen que les pagó a los sicarios.

Las autoridades han dicho que al coordinador de ataque se le ofrecieron 400.000 pesos dominicanos, o alrededor de 7.800 dólares.

Ortiz permanece hospitalizado por la herida de bala en la espalda. Los médicos han mejorado su condición de "vigilado" a "bueno".