El Congreso, empantanado en pugnas por fondos para la vigilancia en la frontera 

Los legisladores siguen negociando los pormenores de una medida para financiar operaciones en la frontera y el cuidado de menores en albergues.
Cerca de 2300 niños que han llegado a la frontera en Estados Unidos han sido separados de sus familias durante un período de seis semanas.
Cerca de 2300 niños que han llegado a la frontera en Estados Unidos han sido separados de sus familias durante un período de seis semanas. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON.— Miles de niños y jóvenes indocumentados no acompañados continúan hoy  en condiciones de hacinamiento en albergues y centros de detención para migrantes,  atrapados en las pugnas del Congreso sobre fondos adicionales para la seguridad fronteriza.

El Congreso tiene apenas dos semanas para aprobar la solicitud de $4.500 millones que presentó la Administración Trump el mes pasado para hacer frente a la crisis en la frontera sur.

De ese monto, $3.300 millones serían para el Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS), que tiene a su cargo el cuidado de poco más de 13,000 niños y jóvenes no acompañados.

Hoy mismo, el presidente Donald Trump volvió a quejarse de que los demócratas, a su juicio, están empecinados con el informe del fiscal especial, Bob Mueller sobre la trama rusa por motivos electorales, en vez de aprobar fondos para la seguridad fronteriza.

“Los demócratas quieren intentar ganar una elección, y por eso siguen (con el asunto de la trama rusa)… lo que los demócratas deberían estar trabajando en la frontera”, se quejó Trump en declaraciones a los periodistas tras un encuentro con el presidente polaco, Andrezj Duda.

Más adelante, en rueda de prensa en la Rosaleda, Trump reiteró que los demócratas podrían resolver la crisis fronteriza "en 15 minutos" si reformasen el proceso de asilo que, según la Administración, se presta a fraude y abusos y alienta la emigración ilegal desde Centroamérica. 

Pese a las presiones de la Casa Blanca, los líderes demócratas y republicanos del Congreso siguen sin consensuar un acuerdo bipartidista sobre los fondos.

El Caucus Hispano del Congreso (CHC) secundó la idea demócrata de que los fondos se destinen principalmente a atender las necesidades humanitarias en la frontera y no a expandir los centros de detención de migrantes.

Según explicó hoy a Noticias Telemundo el legislador demócrata por Arizona, Raúl Grijalva, el cuidado de niños que solicitan asilo en la frontera debería ser la máxima prioridad de la Administración, a la que acusó de utilizar la crisis para fines políticos.

“La Administración Trump y la Casa Blanca están jugando a la política con las vidas de los niños para extraer más dinero para su agenda anti-inmigrante de deportación masiva. Ni un centavo más de la ayuda humanitaria debe usarse para avanzar las aborrecibles políticas migratorias de Trump”, dijo Grijalva.

En ese sentido, Grijalva se hizo eco de las exigencias demócratas de que los fondos suplementarios se centren en mejor las condiciones de los menores bajo custodia federal, mientras los republicanos quieren más énfasis en la vigilancia fronteriza.

El senador republicano por Missouri, Roy Blunt, ha advertido de que si el Congreso no aprueba los fondos para HHS este mes, es posible que la agencia no pueda pagar a los contratistas que aportan servicios a los menores, incluyendo grupos religiosos sin fines de lucro como “Catholic Family Services” y “Lutheran Family Services”.

“En algún momento muy pronto, básicamente les estaremos pidiendo a los contratistas… que simplemente hagan esto de forma gratis” mientras aguardan los fondos del gobierno, señaló Blunt, al enfatizar que ese sistema “no funciona”.

 Respaldado por legisladores republicanos, el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kevin McAleenan, advirtió ayer durante una audiencia del Comité Judicial del Senado que la inacción del Congreso está contribuyendo a empeorar la crisis en la frontera.

También renovó el pedido de la Administración Trump de restringir aún más el proceso de asilo, algo que afronta la oposición de los demócratas.

El senador republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, ha dicho que su propuesta de fondos -que no tiene dinero para el muro fronterizo- será sometida a votación en el Comité de Asignaciones en el Senado el jueves próximo, si bien la medida tiene que ser aprobada por ambas cámaras del Congreso y firmada por Trump para convertirse en ley.

 Para el pasado 31 de mayo, 1,851 niños no acompañados estaban bajo custodia de la Patrulla Fronteriza, la mayoría más de 72 horas, incluyendo bebés y menores de 12 años, según pudo constatar la cadena NBC News.

De ese total, 1,402 ya habían sido procesados por la Patrulla Fronteriza pero el HHS aún no tenía espacio para alojarlos en su cerca de centenar de albergues en el país.

La semana pasada, el portavoz de HHS, Mark Weber, dijo que, debido a la crisis de fondos y el drástico aumento de niños no acompañados en la frontera, la agencia comenzó a eliminar clases de inglés, ayuda legal y actividades recreacionales para los niños en sus albergues.

Por ley, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) del HHS descontinuó los fondos que no sean “directamente necesarios para la protección de la vida y seguridad” de los menores, según Weber.

El HHS reiteró hoy su pedido de al menos $2.880 millones para “aumentar la capacidad en los albergues para atender las necesidades de los menores bajo nuestra custodia”.

Danielle Grigsby, directora interina de “Refugee Council USA”, dijo a Noticias Telemundo que su grupo apoya que la ORR tenga los recursos necesarios para cuidar de los menores no acompañados, y que las instalaciones a cargo de la agencia tengan además la debida supervisión del Congreso.

“Se tienen que frenar las políticas que innecesariamente demoran la reunificación de los niños con sus familias… los fondos inadecuados para los servicios de reunificación familiar han provocado que algunos niños afronten situaciones de abuso, abandono, negligencia y tráfico” de personas, advirtió Grigsby.

El Congreso debe aprobar más fondos para servicios críticos como visitas a hogares de los menores, programas comunitarios y ayuda legal en los tribunales de Inmigración, dijo Grigsby.