Amy Klobuchar, la precandidata demócrata de Minnesota nieta de un minero e hija de una maestra

“Estoy ante ustedes como la nieta de un minero, como la hija de una maestra y periodista, como la primera mujer elegida al Senado de Estados Unidos del estado de Minnesota", dijo cuando se postuló a la presidencia.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Los orígenes de la familia Klobuchar se remontan a la frontera. No a la frontera sur, sino a la frontera norte de Estados Unidos con Canadá.

“Soy producto de una historia de inmigrantes”, dijo Amy Klobuchar, senadora demócrata por Minnesota que aspira a la presidencia, en entrevista con Noticias Telemundo.

El abuelo materno de Klobuchar, Martin Heuberger, arribó a Ellis Island en Nueva York desde Suiza en 1923. Pero las autoridades le dijeron que habían sobrepasado la cuota mensual de migrantes suizos. Por lo que Heuberger dijo que no había problema porque iba rumbo a Canadá donde estuvo solo una semana antes de entrar a este país por la frontera norte. Años después, Heuberger se convertiría en ciudadano estadounidense a pesar de haber entrado de manera irregular.  

“Si Trump hubiese sido presidente en aquel entonces, no sé que habría sido de mi abuelo”, le dijo Klobuchar a Telemundo. “Rompió las reglas para poder empezar una vida con mi abuela… y por eso estoy en este país”.

Mientras, el abuelo paterno de Klobuchar trabajó como minero en Minnesota ahorrando dinero en una lata de café para enviar a su hijo a la universidad. Su padre luego cumpliría este sueño, recibiendo dos títulos y convirtiéndose en un periodista del diario Star Tribune. Su madre trabajó como maestra de segundo grado hasta los 70 años.

Klobuchar, antes de ser senadora de Estados Unidos, fue fiscal de Minneapolis, abogada corporativa y abogada del condado de Hennepin tras graduarse de la Universidad de Yale y de la escuela de derecho de la Universidad de Chicago. 

Pero no sería solo su experiencia legal lo que la llevaría a involucrarse en el Congreso. Luego de que su hija Abigail naciera con una condición que le impedía tragar y se viera obligada a irse del hospital a las 24 horas de dar a luz, Klobuchar luchó porque el estado de Minnesota aprobara una ley para que las madres pudieran quedarse 48 horas en el hospital.

Años después de convertirse en la primera mujer senadora de Minnesota, quiere romper el 'techo de cristal' que la ex secretaria de Estado Hillary Clinton luchó por romper. 

“Estoy ante ustedes como la nieta de un minero, como la hija de una maestra y periodista, como la primera mujer elegida al Senado de Estados Unidos del estado de Minnesota, para anunciar mi candidatura a la presidencia de los Estados Unidos", dijo ante una multitud congregada en Minneapolis, la capital de Minnesota, en medio de una tormenta de nieve, el pasado 10 de febrero.

Klobuchar ha dicho que su pasado migrante ha formado su postura sobre las políticas que propone de llegar a presidenta. 

Aunque no ha apoyado todos los puntos de la agenda de su partido, Klobuchar ha dicho que una reforma migratoria estaría entre sus prioridades en sus primeros 100 días en la Casa Blanca, como lo han hecho otros precandidatos demócratas.

Ella ha hablado abiertamente sobre el impacto positivo que tienen los inmigrantes en la economía y también ha hablado en contra de las separaciones familiares, consecuencia de la política de 'tolerancia cero' del gobierno de Trump. Además, ha apoyado proyectos que ofrezcan un camino a la ciudadanía a los inmigrantes indocumentados.

Pero, Klobuchar también ha dejado claro que debe existir un sistema migratorio, por lo que ha dicho que se debe reformar pero no abolir ICE (el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas).

"Siempre vamos a necesitar una ley de inmigración", dijo Klobuchar en entrevista con la cadena ABC News cuando le preguntaron si está de acuerdo con abolir ICE, una idea que algunos de sus colegas demócratas han apoyado. "Creo que lo sabemos. Somos un país importante con fronteras importantes". 

En otros temas, Klobuchar se ha distanciado de la agenda progresista.

Sobre la salud

El seguro médico universal “es un privilegio, pero no un derecho”, dijo Klobuchar en entrevista con la cadena Fox News.  

Para Klobuchar, el camino al seguro médico universal es a través de la expansión de los programas actuales y de la disminución de precios.

Ha apoyado la disminución de los precios de los medicamentos a través de distintos proyectos y la expansión de Medicare y Medicaid, pero no apoya un cambio tan dramático al sistema como el de su contricante, el senador Bernie Sanders que eliminaría los seguros privados.

Sobre la educación gratuita

Klobuchar dijo en un evento de la cadena CNN que “si pudiera ser una maga para darle eso a todos y poder pagarlo, lo haría”.

En cambio, ella apoya que sea más fácil conseguir prestamos para pagar los altos costos de las universidades, al igual que piensa cumplir la vieja promesa del expresidente Barack Obama de hacer que los institutos técnicos sean gratis.

Así mismo, no apoya la eliminación de la deuda estudiantil de más de mil millones de dólares, porque no le parece realista.

Amy, ¿una jefa difícil?

Algunos exempleados de Klobuchar, bajo condición de anonimato, dijeron que es "difícil trabajar con ella durante mucho tiempo". El equipo de campaña de la senadora respondió que Klobuchar "ama" a sus trabajadores, recordando que su jefe de gabinete ha trabajado con ella por cinco años.

Un portavoz de su campaña le dijo al diario The New York Times que Klobuchar “ha reconocido en repetidas ocasiones que puede ser dura (…) pero estas historias no eclipsan las innumerables experiencias de personas en el equipo de la senadora con las que ella se ha sentido tan orgullosa de trabajar".

La misma Klobuchar admitió que a veces puede ser dura con sus empleados.

“¿Soy una jefa difícil a veces? Sí”, dijo Klobuchar. “¿He empujado a las personas muy duro? Sí”.

Lee también:

Cinco precandidatos demócratas se entrevistan con Noticias Telemundo