Menores migrantes están atrapados en la frontera, durmiendo en concreto, por falta de capacidad en instalaciones

Los funcionarios de EEUU han advertido que habrá más muertes de niños en las estaciones fronterizas si la agencia de Salud y Servicios Humanos no aumenta su capacidad.

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON - Los niños migrantes en la frontera suroeste se encuentran cada vez más atrapados en un purgatorio burocrático, durmiendo en bancos de concreto o incluso afuera en las estaciones de la Patrulla Fronteriza, mientras que la agencia que se supone debe cuidarlos está a tope en su capacidad, según tres funcionarios del gobierno y documentos revisados ​​por NBC News.

Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), la agencia responsable de albergar a los menores migrantes y contactarlos con un padre o patrocinador, está operando a una capacidad del 97 por ciento, muy por encima de su "zona roja" designada de 90 por ciento.

Debido a que muchas instalaciones solo pueden recibir menores de ciertas edades o géneros, estar tan cerca de la capacidad retrasa significativamente la capacidad del HHS para encontrar un lugar destinado a su cuidado.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, la agencia que supervisa a la Patrulla Fronteriza, han advertido públicamente y en privado que habrá más muertes de niños en las estaciones fronterizas si HHS no aumenta su capacidad. El HHS sostiene que sus manos están atadas sin más fondos del Congreso. Mientras tanto, la situación de los menores atrapados en las estaciones de la Patrulla Fronteriza superpobladas es cada vez más grave.

Hasta el 31 de mayo, 1,448 niños migrantes no acompañados, aquellos que cruzan la frontera sin sus padres, habían estado bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza por más de 72 horas, el límite para un migrante de cualquier edad, según los datos revisados ​​por NBC News.

De ellos, 333 eran menores de 12 años, incluidos bebés y niños pequeños. En total, 1,851 niños migrantes no acompañados se encontraban bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza, y la gran mayoría de ellos -1,402- habían sido procesados ​​ y estaban esperando que el HHS les designara una cama en una de sus aproximadamente 100 instalaciones en todo el país.

Las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en el Valle del Río Grande, El Paso, Texas y Yuma, Arizona, están sufriendo la mayor parte del hacinamiento, según los datos revisados ​​por NBC News.

Los funcionarios dicen que algunos niños allí han tenido que dormir en losas de concreto, en pisos sin alfombras o incluso afuera mientras esperan que los procesen y los envíen al HHS. Una vez en una instalación de HHS, los niños duermen en literas, asisten a la escuela y se les asigna trabajadores sociales que les informan sobre su bienestar y el estado de su caso.

Según dos funcionarios, se advirtió a HHS a principios de enero que sus planes de cerrar una instalación de tiendas de campaña para 3.000 niños en Tornillo, Texas, significarían hacinamiento en las instalaciones administradas por la Patrulla Fronteriza, la primera agencia en recibir a todos los inmigrantes indocumentados detenidos por cruzar ilegalmente hacia Estados Unidos.

Get the noticias newsletter.

 En ese momento, Tornillo había sido el lugar de protestas, incluso por el ahora candidato demócrata a la presidencia, Beto O'Rourke, por mantener a los "niños encerrados". Los menores eran ubicados más rápidamente en hogares debido a un cambio en los procedimientos de detección que les permitió a los padres reclamar a sus hijos sin someter a toda la familia a una verificación de antecedentes.

Pero los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), la subdivisión del DHS que dirige la Patrulla Fronteriza, pronosticaron un aumento en el número de niños no acompañados que llegan a la frontera sur a medida que el clima mejora en la primavera. En lugar de colocar a 250 niños por día en el cuidado de HHS, CBP dijo que la agencia debería estar recibiendo cerca de 350 por día para evitar el hacinamiento.

En cambio, el HHS ha estado recibiendo alrededor de 300 por día, según las cifras revisadas por NBC News.

El secretario interino del DHS, Kevin McAleenan, quien anteriormente era el comisionado de la CBP, advirtió que más niños podrían morir si continúan esperando en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza por largos períodos de tiempo.

En promedio, los niños pasan 110 horas bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza, y 86 de esas horas, o 3,5 días, a la espera de ser acogidos en instalaciones del HHS, según los datos revisados ​​por NBC News.

Hasta ahora HHS ha sido reacia a admitir que tiene un problema de capacidad.

Una portavoz de HHS dijo que la agencia sigue recibiendo niños del DHS.

"Para ayudar a estimar las necesidades de capacidad, estamos en contacto diario con el DHS con respecto a la cantidad de niños que son remitidos a HHS para recibir atención, con prioridad para los menores que están pendientes de colocación" con sus familiares, dijo.

DHS y CBP no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

Carlos Gregorio Hernández Vásquez, de 16 años, quien murió luego de ser diagnosticado con una cepa del potente virus de la gripe H1N1, fue el tercer menor que murió bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza desde diciembre. Los oficiales de la Patrulla Fronteriza culparon en parte de su muerte a la espera de seis días en una estación fronteriza debido a las demoras para trasladarlo a la custodia del HHS, que está equipado para brindar mejores condiciones de vida y atención médica.

En otras ocasiones ha estado a punto de ocurrir una tragedia. Recientemente, un niño de 1 año que cruzó con su abuela estuvo bajo custodia de la Patrulla Fronteriza durante nueve días, según dos funcionarios. Debido a que no cruzó con su tutor legal, la ley lo consideró un menor no acompañado y, por lo tanto, fue designado para que lo cuidara el HHS hasta que pudiera colocarlo con un patrocinador.

Durante ese tiempo, desarrolló una fiebre de 105 grados F. Afortunadamente, sobrevivió y finalmente fue transferido a la custodia del HHS, dijeron los funcionarios.

Otra agencia del DHS, Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), también ha recibido críticas por la acumulación de niños en custodia de la Patrulla Fronteriza. ICE es responsable de transportar a los niños entre la Patrulla Fronteriza para el cuidado de HHS. Pero un funcionario de ICE dijo que la agencia no ha visto retrasos mientras haya camas disponibles para niños en el HHS.

"Esto es en gran parte indicativo de la aglomeración de un grupo demográfico para el que no estamos preparados", dijo el funcionario de ICE sobre la acumulación de niños.

Un ex funcionario de HHS dijo que la agencia sabía a fines del año pasado que habría problemas de capacidad, pero que sin la financiación del Congreso para más espacio, las manos de la agencia están atadas. Una reciente solicitud de presupuesto suplementario incluyó más camas para niños migrantes, pero hasta ahora ha sido rechazada en la Cámara de Representantes controlada por los demócratas, donde la asignación de dinero para las políticas de inmigración del presidente Donald Trump se topa con un escepticismo extremo.

El ex funcionario de HHS dijo que debido a las protestas en las instalaciones de la tienda de campaña de Tornillo, es poco probable que HHS pueda usar refugios "no tradicionales" en emergencias en un futuro cercano.

Relacionado: Niños migrantes pasaron la noche en camionetas esperando ser reunidos con sus familias