Ejecutan con la inyección letal a Bobby Joe Long, el asesino en serie que aterrorizó a Florida en 1984

Bobby Joe Long fue ejecutado hoy con inyección letal tras una ola de asesinatos que cobró la vida de 10 mujeres y aterrorizó el área de la Bahía de Tampa (Florida) en 1984.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Cindy Brown recuerda cuando decidió divorciarse de Bobby Joe Long, el asesino en serie que fue ejecutado hoy con la inyección letal como resultado de una ola de asesinatos que cobró la vida de 10 mujeres y aterrorizó el área de la Bahía de Tampa (Florida) en 1984.

El hombre que fue su novio de la infancia y el padre de sus dos hijos espera para recibir una inyección letal el jueves en la Prisión Estatal de Florida en Starke. Brown dijo que cree que Long, ahora de 65 años, está recibiendo lo que se merece.

“Esto es algo que en mi corazón debería haber ocurrido hace muchos, muchos años” dijo Brown. "Ha pasado mucho tiempo. Odio ver a alguien morir, pero él ha hecho las cosas que ha hecho. Hiciste tu cama; es el momento de acostarte en ella”.

Brown, quien se divorció de Long en 1980, aún recuerda vívidamente a un hombre cada vez más violento. Un día la agarró, la estranguló y golpeó su cabeza contra un televisor, dejándola inconsciente con una herida en la frente.

“Cuando desperté estaba en el sofá. Por supuesto, él estaba allí, llorando. "Nunca lo volveré a hacer. Lo siento mucho.” Las siguientes palabras fueron: 'Cuando manejes para que te cosan puntos, si les dice lo que realmente sucedió, te mataré cuando lleguse a casa", recordó Brown el miércoles.

Después del divorcio, Long fue violento contra una gran cantidad de mujeres violando a docenas. Le costó 28 condenas a cadena perpetua y la pena de muerte por uno de los asesinatos, el de Michelle Simms, de 22 años. La ejecución sería la primera bajo la administración del gobernador Ron DeSantis, quien asumió el cargo en enero.

Después de la paliza que envió a Brown al hospital, dijo qye cargó una escopeta, apuntó a Long y pensó en matarlo. Pero no lo hizo. Dijo que no apretar el gatillo la ha perseguido desde entonces, sabiendo las vidas que luego destruyó.

"He perdonado al hombre por lo que me hizo: los insultos, la violencia física, todo lo demás ... Creo que jamás lo perdonaré por lo que le ha causado a mis hijos, ni por lo que le hizo a esas mujeres, sean las víctimas de violación o las víctimas de asesinato”, dijo Brown a la agencia de noticias The Associated Press.

Artiss Ann Wick fue la primera mujer asesinada por Long en marzo de 1984. Habría otras nueve víctimas hasta su arresto ocho meses después.

La mayoría fueron estranguladas, a algunos les cortó la garganta, y a otras las golpeó. Le puse el ojo a las víctimas de una manera espantosa. Una de las víctimas de violación que sobrevivió fue una joven de 17 años que secuestró cuando iba en bicicleta a su casa de su trabajo en una tienda de donas. Aunque le vendó los ojos, recordaba el auto y detalles de Long.

Después de su arresto, Long confesó ese y otros crímenes y admitió ser “el violador de anuncios clasificados”, el apodo que los investigadores le dieron cuando intentaban resolver docenas de violaciones. Long buscaba anuncios clasificados y hacía citas para ver artículos en venta. Si una mujer abría la puerta y estaba sola, la violaría.

Mientras Long estaba matando mujeres, Brown vivía en Miami. Aunque todavía le tenía miedo, hablaba con él regularmente porque tenía derechos para visitar a sus hijos. Brown encendía la televisión cada mañana para ver las noticias mientras se preparaba para el trabajo. Un día estaba justo hablando por teléfono con Long cuando vio el reportaje sobre el hallazgo de una de sus víctimas.

“Le Dije: 'Bob, siempre me dices que tenga cuidado, pero ¿qué está pasando allá en Tampa?'”, cuenta Brown. "Y él respondió: Por eso es que te lo digo, porque nunca sabes'".

No pasó mucho tiempo antes de que recibiera otra llamada de Long. Supo por su tono de voz que algo andaba mal.

“¿Sabes la historia de las chicas en Tampa?”, recuerda Brown que le preguntó Long.

Lo primero que pensó fue que la novia de Long en ese entonces, Barbara, era una de las víctimas del asesino en serie.

"¡Dios mío! "¡Mataron a Barbara!", dice Brown que fue lo que dijo.

"Me dijo: ‘No, yo maté a las chicas’. Y le dije: ‘Bob, eso no es gracioso. No bromees así. Simplemente no es gracioso’. Y él dijo: ‘No estoy bromeando’”, cuenta Brown. Entonces un sargento del condado de Hillsborough tomó el teléfono de Long y confirmó que sí, que había sido acusado.

“En ese momento todo mi mundo se volcó”, dice Brown.

Aunque está de acuerdo con que Long debería ser ejecutado, reconoce que está reabriendo heridas para su hijo y su hija y las familias de los muertos.

"Cada una de las víctimas y sus familias están en mis oraciones. Sé que es una montaña rusa emocional muy difícil para ellos, y lo siento mucho,” dijo Brown entre lágrimas. "Entiendo que no es mi culpa, pero dígale eso a mi corazón. Haga que mi corazón crea eso”.

Lea también:

“Váyase a la cama y no pelee”. Este inmigrante era un asesino en serie. Le delató una caja con un papel dentro

Identifican al tirador que asesinó a dos personas en Cuernavaca