Las revelaciones de un exsicario del cartel Jalisco Nueva Generación

Obligados hasta a comer carne humana, los asesinos al servicio del grupo delincuencial más poderoso de México son entrenados para convertirse en máquinas de matar