La Casa Blanca presenta su nuevo plan de inmigración pero los republicanos dudan

La nueva reforma afecta a millones de inmigrantes y ya está lista. Pero su presentación ha levantado fuertes dudas entre los congresistas que apoyan al presidente.
Trump saluda este martes a su llegada a la Casa Blanca.
Trump saluda este martes a su llegada a la Casa Blanca. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

La Casa Blanca planea presentar en las próximas horas su nuevo plan para reformar las leyes migratorias, una propuesta en la que ha estado trabajando meses el asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner (yerno además del presidente), pero que todavía no cuenta con el apoyo del Partido Demócrata (que controla la Cámara de Representantes) ni de una mayoría mínima de congresistas republicanos para lograr su aprobación en el Senado. 

Kushner se reunió con senadores republicanos esta semana, pero no logró impresionarles con su propuesta, según informa la cadena CNN, que encontraron insustancial. El asesor presidencial fue incapaz de resolver algunas de las dudas presentadas por los congresistas, según el diario The Washington Post, lo que pone en duda la viabilidad de la propuesta, de acuerdo a fuentes republicanas.

Otras fuentes consultadas por CNN señalan que Kushner expuso la parte del plan con la que pretende atraer el apoyo demócrata, mientras que Stephen Miller, asesor migratorio de la Casa Blanca y opuesto a la llegada de extranjeros al país en casi todas sus formas, se encargó de la parte más afín a los republicanos.

El presidente, Donald Trump, podría presentar la reforma este mismo jueves, mientras sus asesores intensifican los contactos con congresistas de ambos partidos e incluso con medios de comunicación para explicar su propuesta.

¿En qué consiste la propuesta?

El plan está sujeto a cambios continuos, por lo que es complicado certificar cuál es su posición exacta sobre los diferentes temas en cuestión: en un principio, por ejemplo, sólo iba a tratar la inmigración por cauces legales, pero Trump impuso que además que buscara formas de frenar la llegada de solicitantes de asilo a la frontera.

Respondiendo a preguntas de la senadora republicana moderada Susan Collins, Kushner afirmó durante la reunión que su plan no incluía a los soñadores, lo que provocó según el citado diario sorpresa porque parece difícil conseguir el respaldo de los demócratas sin este punto clave (que, por otra parte, también parece gozar de la simpatía del presidente).

Los jóvenes llegados al país ilegalmente de la mano de sus padres cuando eran niños se enfrentan a la deportación si la Corte Suprema, como parece previsible, respalda el final del programa que les ha protegido hasta ahora (la condición DACA).

“No creo que [el plan] esté diseñado para lograr el apoyo demócrata tanto como para unir a los republicanos en materia de seguridad fronteriza”, aseguró el senador Lindsey Graham, muy próximo al presidente. Trump podría usar así esta reforma como plataforma de campaña de cara a las elecciones de 2020, sin intención clara o viable de sacarla realmente adelante, informa la cadena NBC.

Kushner sí explicó su propuesta de un sistema de méritos (educación, experiencia laboral, edad, nivel de inglés, etcétera) para regular la llegada de inmigrantes.

El plan incluiría además medidas de seguridad fronteriza, incluidas barreras físicas (al estilo del muro prometido por Trump) y refuerzos en los puertos de entrada, superados en la actualidad por la llegada de solicitantes de asilo.

Aunque en un principio parecía dispuesto a aumentar el número de visados de trabajo (tanto para empleados cualificados como para temporeros agrícolas o en el sector de servicios), Kushner parece ahora inclinarse por mantener esa cifra inamovible.

Queda por ver si recortará los visados de reunificación familiar, que son la principal entrada de extranjeros al país de forma legal, y que la Casa Blanca ya intentó limitar en su anterior propuesta (que no logró ser aprobada en el Senado pese a la mayoría republicana).