Este hombre culpó a tres latinos de secuestrar a su hija. Ahora está detenido por un hallazgo tenebroso en su auto

El padrastro de Maleah Davis acusó a tres latinos. Pero la policía encontró tres pruebas clave que cambian la historia.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

La policía le dijo que no era sospechoso. Pero ahora espera a comparecer el lunes ante un juez acusado del asesinato de su hijastra de cuatro años, Maleah Davis.

El cadáver de la niña no ha sido encontrado, pero la policía la da por muerta.

Maleah desapareció el viernes 3 de mayo en Houston (Texas), según el relato que su padrastro, Darion Vence, de 26 años, le hizo a la policía.

Según contó el hombre, aquel día manejaba hacia el aeropuerto con la niña y con su propio hijo, de dos años, a recoger a la madre de Maleah, con la que había mantenido una relación sentimental.

Fue entonces cuando escuchó una explosión.

Creyendo que había pinchado un neumático, detuvo su auto junto a la autopista 69. En ese momento, una camioneta Chevy azul con tres hombres latinos se detuvo junto a su vehículo. Uno de ellos hizo un comentario diciendo, “Maleah parece muy simpática, luce muy dulce”. Luego otro golpeó a Vence en la cabeza.

El hombre asegura que perdió la conciencia; se recupero momentáneamente y vio que estaba en la parte trasera de la camioneta, junto a los dos menores, también desmayados, pero luego volvió a desvanecerse.

Dice no recordar nada hasta las seis de la tarde del sábado, cuando fue abandonado cerca de la autopista 6, a las afueras de Houston, junto a su hijo. Maleah, sin embargo, había desaparecido.

El hombre dijo haber vagado junto a la autopista durante cuatro horas en busca de ayuda, pero nadie le auxilió. Finalmente llegó a un hospital, donde reportó la desaparición de la bebé. El otro menor se encuentra sano y salvo.

 “Soy consciente de que hay un montón de vacíos en esta historia, pero confío en que la ciudadanía colabore para rellenarlos”, afirmó la policía.

Poco a poco, sin embargo, los vacíos fueron rellenándose, sobre todo despúes de que el carro en el que viajaba la familia hacia el aeropuerto, y que presuntamente habían robado los tres latinos, fuera hallado el jueves en un estacionamiento a las afueras de Houston.

Perros entrenados para rastrear el olor de cadáveres detectaron evidencias en ese vehículo. Una cámara de seguridad captó además cómo, el viernes en que desapareció la niña, su padrastro salió de su casa con una gran bolsa de basura en una cesta para la ropa sucia, y regresó tres minutos después sin ella; luego se le volvió a ver salir, en esta ocasión con materiales de limpieza, incluyendo lejía.

Otras grabaciones de seguridad mostraron que había sido el auto en el que Vence llegó al hospital tras el incidente. Además, los investigadores hallaron sangre de la niña en el apartamento en el que vivía la familia.

El sábado, el padrastro fue detenido a las afueras de Houston acusado de ocultar pruebas, y encarcelado bajo fianza de un millón de dólares. Hoy debe presentarse ante el juez.