Andrew Yang, el candidato de origen taiwanés que dejó un cargo ejecutivo para disputarse por la presidencia

Con apenas 44 años y con un título en Economía y otro de posgrado en Derecho, una de sus principales preocupaciones es el futuro del país con la llegada de las nuevas tecnologías como los robots o la inteligencia artificial.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Un experto en números y sin experiencia en la política, Andrew Yang es uno de los candidatos demócratas que aspira a ocupar la dirección de la Casa Blanca en el 2020.

Yang dejo un cargo de ejecutivo en Venture for America, una organización sin ánimo de lucro que enviaba a emprendedores a ciudades con necesidades económicas, para disputarse las elecciones presidenciales por el Partido Demócrata.

A pesar de su falta de experiencia en política, Yang se adelantó en registrar su candidatura presidencial en noviembre de 2017, solo un año después de la victoria del actual presidente, Donald Trump.

Bajo el precepto “La humanidad primero”, este candidato asegura que “se está postulando para presidente para despertar a Estados Unidos “del pensamiento de que son los inmigrantes o la globalización los que están transformando la vida, y demostrar que realmente la culpable es la tecnología”.

De Nueva York, hijo de inmigrantes 

Con apenas 44 años y con dos títulos, una licenciatura en Economía de la Universidad Brown y otro de posgrado en derecho de la Universidad de Columbia, una de sus principales preocupaciones es el futuro del país con la llegada de las nuevas tecnologías como los robots o la inteligencia artificial.

“No soy un político de carrera, soy un empresario que entiende la economía. Para mí y para muchos de los mejores creadores de empleos de la nación, tenemos claro que necesitamos hacer un cambio sin precedentes y debemos hacerlo ahora”, escribió Yang en una carta publicada en su sitio web.

Yang nació en Nueva York y es hijo de inmigrantes taiwaneses que hicieron carreras en campos de investigación. Mientras que su padre obtuvo un doctorado en Física y trabajó en varias empresas como IBM y General Electric generando más de 69 patentes, su madre se graduó con un máster en Estadística y luego se convirtió en artista. Actualmente Yang está casado y tiene dos hijos.

"Me apasiona mucho cómo podemos mejorar la vida cotidiana de los estadounidenses, y ahí es donde me enfoco”, dijo Yang recientemente durante una charla con periodistas, reportó The New York Times.

1,000 dólares para todos

Su campaña está enfocada en los peligros de la automatización del trabajo, por lo que durante su primer video explicó que la solución sería un ingreso básico universal de 1,000 dólares mensuales para cada ciudadano entre 18 y 64 años. Este, bajo el nombre de Freedom Dividend, es el punto principal de su contienda que también señala que hay una crisis emergente debido a la pérdida de más de cuatro millones de empleos.

A través de Venture for America (VFA), un programa de becas que ayuda a los mejores recién graduados a ingresar a empresas recién creadas, Yang está enfocado en generar un crecimiento laboral en el país, como explicó Bussiness Insider en un artículo.

Sobre la fundación de esta empresa, en la que contó con el apoyo de su esposa Evelyn, el precandidato demócrata ha señalado la importancia que tuvo en su vida como emprendedor generar fuentes de ingreso en ciudades no tan desarrolladas en ese aspecto como Baltimore, Detroit o Cleveland, entre otras.

“En ese momento comprendí el poder del espíritu empresarial para generar crecimiento económico. En su primer año, VFA entrenó a 40 becarios; para 2017, más de 500 de sus antiguos alumnos habían lanzado docenas de empresas y habían ayudado a crear más de 2,500 empleos en todo el país”, dijo Yang en una carta.

Sobre su puesto dentro del espectro político, Yang aseguró durante una entrevista con el diario The Washington Post que prefería ser un “solucionador de problemas” y se negó a esclarecer cuál sería su tendencia. "Tomaré soluciones de cualquier parte. No estoy a la derecha o a la izquierda, estoy adelante”.

"Lo contrario de Donald Trump"

Sin embargo, después de la elección de Trump, Yang dijo que buscaría que su gobierno fuera más receptivo con las peticiones de los votantes.

"Mi plan es contribuir a resolver estos problemas. Soy lo contrario de Donald Trump en muchos aspectos", resaltó al citado periódico.

¿Y la inmigración y los latinos?

Sobre la migración, aunque Yang reconoce que los inmigrantes han sido una fuente de trabajo para EE.UU. durante siglos, asegura que como nación “hay que mantener un control sobre ese sistema” que ha colapsado.

“Debido a problemas en la frontera sur, nuestro sistema de inmigración se ha roto y tenemos más de 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en los Estados Unidos. Si bien estas personas generalmente trabajan arduamente y contribuyen a sus comunidades locales, también es cierto que no se supone que estén aquí”, aseveró.

Según el sitio web de su campaña, Yang está a favor del Dream Act, que beneficiaria a cientos de miles de soñadores, jóvenes llegados al país ilegalmente cuando eran niños de la mano de sus padres. 

Yang también contempla la posibilidad de proveer la residencia a largo plazo a personas que han estado en EE.UU. ilegalmente para que se integren a la economía formal. Sin embargo, esta propuesta establece que los beneficiarios tendrían que esperar a tener 18 años para obtener la ciudadanía. 

Su programa también incluye una propuesta para otorgarle el estatus de estado a Puerto Rico.

Lee también:

Elizabeth Warren, la candidata anticorrupción que dice tener un plan para todo. ¿Es suficiente para llegar a la Casa Blanca?

Joe Biden, el candidato demócrata favorito depende de sí mismo para triunfar. Y eso quizá le cueste caro

Bernie Sanders, el candidato demócrata más a la izquierda busca una segunda oportunidad