Cory Booker, el candidato que quiere ser "el presidente que vivió en el barrio"

Booker creció en una familia acomodada de clase media, pero su política ha estado marcado por su experiencia viviendo entre la gente más humilde, en edificios infestados de ratas, donde la violencia armada cobró la vida de más de uno de sus vecinos

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

“Donde hay unidad, hay fuerza”, dice el lema de campaña de Cory Booker para 2020. Este senador demócrata de Nueva Jersey de 50 años, el primer afroamericano en ocupar el cargo, está buscando hacer historia de nuevo y ganar la nominación de su partido a la presidencia.

Tuvo una infancia que se podría llamar privilegiada, sus padres, unos de los primeros ejecutivos afroamericanos de la empresa IBM, se mudaron a un suburbio de clase alta cerca de Newark para darle una mejor oportunidad educativa a él y a su hermano, Cary Booker.

Fue un excelente estudiante y obtuvo un lugar en algunas de las universidades más prestigiosas del mundo, pero al iniciar su vida profesional Booker tomó una decisión inusual que lo marcaría de por vida: viviría cercano a los problemas de la gente común, en las atribuladas unidades habitacionales para personas de bajos ingresos del centro de Newark, Nueva Jersey.
A principios de mayo, Booker propuso una ambiciosa medida para regular la tenencia de armas de fuego, que ha dado mucho de qué hablar.

El planteamiento básico es que todos los compradores de armas deberían tener una licencia federal, sujeta a revisiones de antecedentes criminales, pero también aboga por entrenamientos de seguridad y entrevistas.

En cuanto a inmigración, Booker ha sido un duro crítico de la administración Trump, a quien ha acusado de llevar a cabo una política “inhumana” en la frontera separando a las familias. Y a favor de regularizar a los dreamers o soñadores, niños que llegaron sin documentos de la mano de sus padres.

“Tengo una visión no solamente contra Donald Trump, tengo una visión por la gente”, dijo Booker en español en una entrevista con Noticias Telemundo.

“Los dreamers ahora son ciudadanos sin un papel. Tienen amor por nuestro país. Se sacrifican por nuestro país”, añadió el candidato. También dijo que los inmigrantes necesitan un camino para la ciudadanía, en particular los dreamers, a quienes ofreció la residencia permanente. Y se comprometió a impulsar una reforma de inmigración y a no separar a las familias en la frontera.

En un campo demócrata superpoblado, con 22 precandidatos compitiendo por la nominación, las posibilidades de cualquiera de ser notado bajan considerablemente. En el terreno de la popularidad, el senador demócrata enfrenta una carrera cuesta arriba, según los sondeos más recientes.

Una encuesta de la Universidad de Monmouth (de abril) coloca a Booker con apenas 2% de las preferencias. 

Así, se encuentra por debajo de los candidatos que rondan el 8% como Kamala Harris, Pete Buttigieg, Elizabeth Warren y un poco más abajo Beto O’Rourke. Y aún más lejos de los dos punteros: Joe Biden (27%) y Bernie Sanders (20%).

A pesar de estar lejos de la meta, aún hay muchos que creen en él. Gente que no olvida que pasó las mismas adversidades que ellos como residente de las Torres de Ladrillo en Newark.

Para Jimmy Wright, antiguo detective de la policía en las torres, Booker representa la posibilidad de “tener a un presidente que vivió en el barrio”, según dijo a Politico.

“Es diferente cuando ves la pobreza, las drogas, los asesinatos. Cuando no puedes voltear a otra parte. Te cambia”, dijo Wright.