Mesera que le sirvió alcohol al autor de una masacre en Texas podría pasar un año en la cárcel

La policía acusó a Lindsay Glass de un delito menor por servir alcohol a Spencer Hight la noche en que mató a 8 personas.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Una mesera que atendió a un hombre de Texas la noche en que mató a ocho personas en la casa de su ex esposa fue arrestada y acusada en relación con el incidente.

Lindsey Glass le sirvió alcohol a Spencer Hight en septiembre de 2017 en un bar local en Plano, Texas, a pesar de que parecía estar borracho y armado, según indicaron la policía y funcionarios estatales en un informe de la Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas.

Después de salir del bar, Hight irrumpió en la casa de su ex esposa, que estaba organizando una fiesta para ver un partido de los Dallas Cowboys. El hombre la asesinó así como a otras siete personas antes de que la policía lo matara en el lugar. La autopsia de Hight mostró que su nivel de alcohol en la sangre era cuatro veces superior al límite legal.

La semana pasada, la policía de Texas arrestó a Glass por el delito menor de violar el código de bebidas alcohólicas del estado, que establece que una persona puede ser responsable de vender "una bebida alcohólica a un borracho habitual o una persona intoxicada o demente". Ella enfrenta un año en prisión, una multa de $ 500 dólares, o ambos.

El abogado de Glass, Scott Palmer, dijo que la acusación es ridícula. Glass intentó asegurarse de que Hight estuviera bien y evitar que hiciera algo peligroso, afirmó Palmer en un comunicado a NBC Dallas-Fort Worth.

"Es una vergüenza que el departamento de policía de Plano persiga a la persona que fue vital al tratar de detener los horribles sucesos de esa noche", señaló el abogado.

Palmer dijo que fue Glass quien llamó al 911, y se suponía que ella estuviera en la fiesta donde murieron algunos de sus amigos. Calificó el cargo penal como "un esfuerzo de última hora por parte de la policía de Plano para hacer que alguien pague".

Los investigadores dicen que Glass debería haber sabido que no debía servir alcohol a Hight, ya que había sido entrenada y certificada por el estado para identificar y evitar la venta de alcohol a clientes intoxicados, según una declaración jurada, de acuerdo con NBC Dallas-Fort Worth.

El local donde Glass sirvió alcohol a Hight, Local Public House, perdió su licencia para vender alcohol en 2018, citando la negligencia del bar para informar a la policía sobre el comportamiento de Hight esa noche, informó la estación local de noticias.