EEUU sopesa hoja de ruta en Venezuela tras fracaso de rebelión

Aunque EEUU asegura que "todas las opciones están sobre la mesa", el consenso entre los expertos es que una intervención militar no es apropiada

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON— El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, lideró el martes pasado un fracasado esfuerzo por derrocar al régimen de Nicolás Maduro mediante una rebelión militar y un alzamiento cívico, dificultando la hoja de ruta para la Administración Trump en las próximas semanas, según expertos.

Aunque hubo algunas deserciones militares y Guaidó tiene el respaldo de EEUU y más de 50 países, Maduro continúa en el Palacio de Miraflores con el respaldo de la cúpula castrense.

El Consejo de Seguridad Nacional se reunió a puerta cerrada el miércoles para evaluar la situación sobre el terreno y los próximos pasos de EEUU, tras el fracaso de lo que Guaidó calificó como la última fase de la “Operación Libertad”. 

La fallida rebelión es producto de una creciente frustración, acumulada durante años, por la galopante crisis económica, escasez de comida y medicinas, y apagones que han agravado la lucha por la supervivencia en Venezuela. Para poco más de tres millones de venezolanos, el éxodo ha sido su única opción.

Mientras tanto, las calles de Caracas y otras ciudades del país sudamericano fueron escenario hoy, por tercer día consecutivo, de marchas a favor y en contra de Maduro, quien goza del apoyo político de China, Rusia, y Cuba.

En declaraciones a Noticias Telemundo, Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, afirmó que “tras el tercer fracaso de la oposición por derrocar al régimen de Maduro”, apelando a una insurrección militar, “está claro que esta estrategia no ha funcionado”.

“Maduro parece tener aún un control firme de los altos niveles de las Fuerzas Armadas. Algunos han desertado, pero no lo suficiente para hacer una gran diferencia en las relaciones de poder”, señaló Shifter.

Posibles escenarios

El experto explicó que eso es un obstáculo importante, porque “los militares están muy implicados en la economía, incluyendo actividades ilícitas y están protegiendo sus intereses, y siguen con Maduro”.

Shifter consideró que, en la situación actual, puede surgir un escenario en el que los militares sacan a Maduro pero no necesariamente aceptarían que Guaidó liderase la transición.

En el peor de los casos, habría más represión y un estado policial más eficaz, aunque otra alternativa -tan lenta como complicada- sería el establecimiento de un gobierno liderado por los militares pero que incluya a miembros de la oposición, vaticinó Shifter. 

Por su parte, el legislador republicano por Florida, Mario Díaz-Balart, dijo hoy a Noticias Telemundo que “la presencia de apoyo militar y de inteligencia de Rusia y Cuba es una amenaza directa para los intereses de seguridad nacional en nuestro hemisferio”.

“Una intervención militar debe utilizarse sólo cuando nuestros intereses de seguridad nacional están en juego, pero como ha dicho la Administración, es una opción que siempre debe estar disponible al confrontar la creciente amenaza para EEUU y nuestros aliados”, puntualizó el congresista. 

Pero Ted Carpenter, analista del Instituto Cato, consideró que, ante el fracaso de Guaidó pese a un gran apoyo internacional, Estados Unidos no debe ahora intensificar su interferencia en Venezuela.

Al menos a corto plazo no está clara la salida de Maduro del poder y, según Carpenter, “no sería correcto que Estados Unidos interfiera más en los asuntos internos de otro país”. 

“El intensificar las sanciones económicas sería una cruel forma de intervenir, causando más dolor a civiles indefensos. Recurrir a una intervención militar sería aún más atroz”, opinó Carpenter, analista de asuntos de seguridad en el Instituto Cato. 

Aunque Estados Unidos hace lo correcto al pedir que China y Rusia tampoco apoyen al regimen, lo que corresponde es que los propios venezolanos decidan qué hacer con Maduro, dijo Carpenter en un blog. 

Sin ocultar su frustración, el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, reiteró el martes pasado que “todas las opciones están sobre la mesa”,  aún cuando el objetivo de EEUU es “la transferencia pacífica del poder” en Venezuela. 

El propio presidente Donald Trump ha dejado entrever que su gobierno sopesa más acciones contra el gobierno de Maduro para las próximas semanas, por encima de fuertes sanciones económicas y un embargo petrolero de facto. 

Es que, ante el continuo drama,  la Administración Trump cree que sólo es cuestión de tiempo para que la campaña de presión dentro y fuera de Venezuela surta efecto y logre desmoronar al régimen de Maduro.