Enviado de EEUU para Venezuela pide a activistas que desalojen embajada del país en Washington 

El enviado especial de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams, dijo que el posible desalojo de los activistas dependerá del gobierno de Guaidó. Una de las participantes boicoteó el acto y tuvo que ser desalojada

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON— El enviado especial de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams, afirmó hoy que activistas afines al chavismo, acampados desde hace dos semanas en la embajada venezolana en Washington, están “violando la ley” y deben desalojar el edificio, pero evadió precisar fecha.

Abrams ofreció hoy un discurso en “The Atlantic Council” en el que delineó el futuro de Venezuela tras una eventual salida del gobernante Nicolás Maduro, pero fue interrumpido por una activista del grupo “Code Pink” que fue abucheada por la audiencia y expulsada por agentes de seguridad. 

Durante una posterior rueda de prensa, Abrams afirmó que los activistas de “Code Pink” están “violando la ley” porque la embajada es territorio soberano venezolano, bajo control del presidente encargado, Juan Guaidó, el único gobierno que Estados Unidos “respeta y reconoce”.

“No hay capital en el mundo, ni gobierno en el mundo que permitiría eso, y nosotros tampoco lo vamos a permitir. Es claramente una violación de la ley. Este es un territorio soberano de Venezuela; ellos (los activistas) no tienen absolutamente ningún derecho a estar allí, así es que tendrán que marcharse”, enfatizó Abrams.

El cómo y cuándo serán desalojados de la embajada de Venezuela dependerá tanto de que los activistas lo hagan voluntariamente y del embajador designado por Guaidó, Carlos Vecchio, quien ya les ha pedido que abandonen el edificio, precisó el diplomático.

Get the noticias newsletter.

Un puñado de activistas del grupo “Code Pink”, cofundado por Medea Benjamin, ha acampado 24 horas al día dentro de la embajada de Venezuela desde el pasado 10 de abril para impedir la instalación del equipo de Guaidó, y aseguran que no abandonarán el lugar.

Aunque los activistas aparentemente recibieron llaves de representantes diplomáticos del gobierno de Maduro, Abrams insistió en que la embajada está bajo control del gobierno de Guaidó. 

La embajada cuenta con la presencia de agentes del Servicio Secreto, y por ahora se desconoce si los activistas serán sacados a la fuerza.

Los diplomáticos del gobierno de Maduro tenían hasta hoy para abandonar el país.

Por otra parte, Abrams afirmó que la “única negociación con Maduro es sobre los términos de su salida” del poder, aunque reconoció que “la transición no será fácil y, en algunas formas, puede que la situación empeore antes de que mejore”.

Preguntado por Noticias Telemundo sobre el papel de EEUU en el proceso de transición democrática en Venezuela, Abrams reiteró que el gobierno de Washington apoya la inclusión de facciones chavistas en el diálogo y que, además, aceptará los resultados de una “elección libre”.

“Todos en Venezuela deben tener un lugar en ese debate democrático… quise dejar en claro que, en lo que respecta a EEUU, ellos (los chavistas) deben presentarse al pueblo venezolano, y nosotros en EEUU, como hemos hecho antes, reconoceremos los resultados de una elección libre”, aseguró Abrams.

“No estaremos escogiendo al próximo presidente de Venezuela. Los venezolanos tendrán que hacer eso en una elección libre”, subrayó. 

Asimismo, Abrams criticó que, a su juicio, aparte de reconocer a Guaidó, la Unión Europea no ha tomado medidas contundentes para mantener la presión sobre Maduro, como restricciones de viaje y sanciones financieras similares a las que ha impuesto Estados Unidos. 

El foro contó con la participación, desde España mediante Skype, de Gabriela Ramírez, exdefensora del pueblo bajo el chavismo y ahora miembro de la coalición “Frente Amplio”, compuesta por la disidencia y el chavismo crítico.

Ramírez repitió su postura que el chavismo disidente “puede servir de puente” con aquellos sectores populares que apoyaron en su momento al presidente Hugo Chávez, y asegurarles que una transición “no se trata de retaliación”.