Cerca de 100.000 jóvenes indocumentados se gradúan de secundaria cada año, dice informe

Informe destaca un aumento en número de indocumentados que se gradúan de secundaria cada año, pero éstos afrontan riesgo de deportación

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON— Cerca de 100.000 jóvenes indocumentados se gradúan cada año de secundaria en EEUU, la mayoría de éstos en California y Texas, pero ese hito no les libra de un futuro incierto y el perenne riesgo a la deportación, según un informe divulgado hoy por el Instituto para Política Migratoria (MPI, por su sigla en inglés).

El informe, que se apoya en datos de la Oficina del Censo, indicó que 98.000 estudiantes indocumentados completan la secundaria cada año en Estados Unidos, un incremento del 50% respecto al cálculo de 65.000 de comienzos de esta década que realizó el Instituto Urbano.

El análisis de MPI destacó que el 27% de estos jóvenes vive en California, y el 17% en Texas.  

Get the noticias newsletter.

Según un desglosado de los 15 estados con mayor población de estudiantes indocumentados, California, Texas,  Florida, Nueva York, Nueva Jersey, e Illinois conforman el 62% de quienes logran un diploma de secundaria.

Aunque la meta de las autoridades siempre ha sido reducir la deserción escolar en EEUU, en el caso de estos jóvenes, un diploma de secundaria no les abre puertas a futuras oportunidades precisamente por su condición de indocumentados. No son elegibles para DACA ni tienen un camino claro a su eventual legalización.

“Aunque la graduación de la secundaria representa un hito importante en la vida de muchos jóvenes, estos graduados afrontarán oportunidades severamente limitadas al buscar empleo y más educación, y estarán en riesgo de deportación”, advirtió Jeanne Batalova, autora del informe y analista de MPI. 

El documento fue divulgado en unos momentos en que la Administración Trump sopesa recrudecer aún más las medidas contra los inmigrantes indocumentados, mientras el Congreso no logra siquiera iniciar un debate sobre proyectos de ley para legalizar a los “Dreamers”.

Según MPI, para enero pasado, un total de 680.000 inmigrantes tenía vigente su permiso temporal bajo el programa de “acción diferida” (DACA, por su sigla en inglés), que puso en marcha la Administración Obama en 2012. 

En septiembre de 2017, la Administración Trump anunció el desmantelamiento paulatino de “DACA”, pero desde enero de 2018 varios tribunales federales han obligado al gobierno a mantener el programa en vigor para la renovación de permisos, mientras se ventilan las demandas. 

El programa no está disponible para nuevos solicitantes, por lo que muchos de los jóvenes que logran su diploma de secundaria, no sólo no podrán aspirar a continuar sus estudios o ingresar al mercado laboral, sino que continuarán afrontando el riesgo de arresto y deportación. 

Por ahora, en el Congreso no hay visos de una solución para legalizarlos.