"Es el final de mi presidencia, estoy jo&$%^*". La reacción de Trump al nombramiento de Mueller

El informe Mueller muestra que el presidente dijo un improperio cuando descubrió que un fiscal especial fue nombrado para investigarlo.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El extenso informe del fiscal especial Robert Mueller divulgado el jueves examinó los intentos del presidente Donald Trump de enturbiar la investigación, incluidos los de sabotear testigos, pero decidió no acusar al presidente de obstrucción de la justicia porque no había ningún delito subyacente y muchos de los intentos se llevaron a cabo a plena vista.

Trump, según revela el informe de 448 páginas, se asustó cuando se enteró del nombramiento de Mueller y dijo: "Oh, Dios mío. Esto es terrible. Este es el final de mi presidencia. Estoy jodido", según el testimonio del entonces jefe de personal del fiscal general Jeff Sessions.

Este es el fragmento del informe que narra la anécdota:

El 17 de mayo de 2017, el fiscal general interino Rosenstein designó a Robert S. Mueller III como Fiscal Especial y lo autorizó a realizar la investigación sobre Rusia y asuntos que emergieran de la investigación. El presidnete supo del nombramiento del Fiscal Especial de Sessions, quien estaba con el presidente, Hunt, y McGahn realizando entrevistas para un nuevo director del FBI. Sessions salió de la Oficina Oval para tomar una llamada de Rosenstein, quien le dijo del nombramiento del Fiscal Especial, y Sessions retornó a informarle al presidente la noticia. De acuerdo con las notas escritas por Hunt, el presidente se desplomó en su silla y dijo: "Oh, dios mío, esto es terrible. Este es el fin de mi presidencia. Estoy jodido". El presidente se enfureció y fustigó al fiscal general por su decisión de recusarse de la investigación, diciendo: "¿Cómo pudiste dejar que esto sucediera, Jeff?" El presidente dijo que la posición de Fiscal General fue su nombramiento más importante y que Sessions [lo] había decepcionado, comparándolo con Eric Holder y Robert Kennedy. Sessions recordó que el presidente le dijo "se suponía que me protegieras" o palabras en ese sentido. El presidente volvió a las consecuencias del nombramiento y dijo: "Todo el mundo me dice que si uno tiene uno de esos abogados independientes arruina tu presidencia. Toma años y años y no seré capaz de hacer nada. Esto es lo peor que me ha pasado". 

La oficina de Mueller dice que consideró acusar a Trump de obstrucción, pero no lo hizo en parte porque "reconocimos que una acusación penal federal contra un presidente en funciones impondría cargas sobre la capacidad del presidente para gobernar y, posiblemente, sustituiría el proceso constitucional para abordar la mala conducta presidencial".

Los investigadores analizaron la respuesta de Trump a los informes sobre el apoyo de Rusia a su campaña, su despido del director del FBI James Comey, su comportamiento sobre los cargos contra su ex presidente de campaña Paul Manafort y el ex asesor de seguridad nacional Michael Flynn, y sus esfuerzos por deshacerse de Mueller.

Los fiscales también consultaron una opinión de la Oficina de Asesoría Jurídica del Departamento de Justicia de que un presidente en ejercicio no puede ser procesado, "y aceptó la conclusión legal".

En cuanto a si Trump pudo haber estado involucrado en la manipulación de testigos, el fiscal especial citó el precedente legal de que actuar "de manera corrupta" requeriría una prueba de "irregularidades conscientes".

El informe también dice que Mueller no creía que tuviera que entrevistar a Trump porque su estado mental era obvio.

"La evidencia que obtuvimos sobre las acciones e intenciones del Presidente presenta problemas difíciles que tendrían que resolverse si estuviéramos emitiendo un juicio tradicional", dice el informe parcialmente censurado.

"Al mismo tiempo, si tuviéramos confianza después de una investigación exhaustiva de los hechos de que el Presidente claramente no cometió obstrucción de la justicia, lo afirmaríamos. Sobre la base de los hechos y las normas legales aplicables, no podemos llegar a ese juicio. En consecuencia, si bien este informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera”.

El informe afirma que el gobierno ruso "interfirió en las elecciones presidenciales de 2016 de forma radical y sistemática", y señaló que la Agencia de Investigación de Internet, una compañía rusa de piratería, comenzó a apuntar a Estados Unidos a principios de 2014.

El equipo legal de Trump emitió un comunicado minutos después de la publicación del informe online, calificándolo de "una victoria total para el Presidente. El informe subraya lo que hemos argumentado desde el principio: no hubo colusión, no hubo obstrucción".

Hablando en un evento de la Casa Blanca casi al mismo tiempo que el lanzamiento, Trump dijo que era "un buen día".

"Esto nunca debería pasarle a otro presidente de nuevo. Este engaño nunca debería volver a sucederle a otro presidente", dijo.

La investigación de casi dos años sobre la interferencia rusa y la posible obstrucción de la justicia contiene ediciones hechas por el fiscal general William Barr.

El fiscal general eliminó el material del gran jurado, la información que revelaría fuentes de inteligencia, las divulgaciones que podrían afectar otras investigaciones en curso y la información que infringiría la privacidad de aquellos que solo estaban periféricamente involucrados en la investigación. Pero algunos demócratas todavía quieren ver el informe completo, sin partes tachadas.

En una conferencia de prensa antes de la publicación del informe, Barr dijo que él y el Vice Fiscal Rod Rosenstein determinaron que el presidente no había obstruido la justicia en parte porque el informe encontró "evidencia de motivos no corruptos".

Como "el informe del fiscal especial reconoce, hay pruebas sustanciales que demuestran que el presidente estaba frustrado y enojado por la creencia sincera de que la investigación estaba minando su presidencia, impulsada por sus opositores políticos y alimentada por filtraciones ilegales", dijo Barr.

Esto se produce en momentos en que los demócratas han estado presionando agresivamente para ver el informe completo sobre la campaña de Trump y la intromisión rusa en las elecciones de 2016.

Mueller entregó su informe a Barr el 22 de marzo, y solo el resumen de cuatro páginas de Barr de sus hallazgos se había hecho público desde entonces.

En una carta del 24 de marzo al Congreso, el resumen de Barr dijo que la investigación de Mueller "no encontró que la campaña de Trump o ninguna de las personas relacionadas con ella conspiraron o coordinaron con Rusia en sus esfuerzos por influir en las elecciones presidenciales de 2016". En cuanto a si el presidente trató de obstruir la justicia en la investigación, dijo que Mueller no llegó a una conclusión.

Según el resumen de Barr, "si bien su informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera". Eso dejó la decisión en manos de Barr y Rosenstein, quienes designaron a Mueller. Concluyeron que "la evidencia desarrollada durante la investigación del Fiscal Especial no es suficiente para establecer que el Presidente cometió un delito de obstrucción de la justicia", dijo la carta de Barr.

Barr notó que en el transcurso de sus casi dos años de investigación, Mueller "emitió más de 2,800 citaciones, ejecutó cerca de 500 órdenes de registro, obtuvo más de 230 pedidos de registros de comunicación...hizo 13 solicitudes a los gobiernos extranjeros para obtener pruebas y se entrevistó aproximadamente 500 testigos ".

Los demócratas de la Cámara de Representantes habían exigido una copia no redactada del informe para el 2 de abril, una fecha límite que Barr dejó pasar.

Mueller fue nombrado abogado especial el 17 de mayo de 2017, ocho días después de que Trump despidiera a James Comey como director del FBI.

Su investigación condujo a la acusación de 34 personas, incluido el ex asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, el ex presidente de la campaña Paul Manafort y el antiguo abogado personal Michael Cohen. Ninguna de las acusaciones apuntó directamente a nadie en la órbita de Trump de conspirar con la operación de inteligencia rusa para ayudarlo a ser elegido.

La investigación de obstrucción comenzó después de que Trump le dijera al presentador de "Nightly News" de NBC, Lester Holt, que había despedido a Comey en parte debido a su frustración con la investigación de Rusia, y después de que presuntamente se jactó ante los diplomáticos rusos en la Oficina Oval: “Enfrenté gran presión debido a Rusia. Eso se ha eliminado ".