Enfermera adopta a una bebé hospitalizada que no recibió una visita en meses

Esta bebé había pasado cinco meses en la sala de un hospital sin que nadie la hubiera visitado. Entonces una enfermera decidió adoptarla y llevarla a casa.
Un bebé que nació de manera prematura recibe atención en un hospital infantil de Chicago.
Un bebé que nació de manera prematura recibe atención en un hospital infantil de Chicago. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Gisele había nacido de manera prematura - y con apenas dos libras de peso- en el 2016. Sin embargo, no tuvo una familia que la visitara mientras estaba en la sala de cuidados intensivos luchando por su vida, hasta que la trasladaron al hospital Franciscan Children's en Massachusetts, cuando conoció a quien sería su madre adoptiva.

Liz Smith era la directora de enfermeras del centro, pero nunca había visto a la bebé que tenía unos inmensos ojos azules hasta un día que coincidieron en un elevador. Ella preguntó quién podía ser la bebé y por qué nunca la había visto.

Una enfermera le dijo que la pequeña había estado en el hospital desde hacía cinco meses mientras luchaba con el síndrome de abstinencia neonatal con el que había nacido producto de que su madre biológica había consumido metadona, cocaína y heroína durante el embarazo, reportó The Washington Post.

Gisele estaba bajo el cuidado del estado y los trabajadores intentaban conseguirle un hogar de tránsito mientras que un juez determinaba si podía regresar junto a sus padres. Durante ese proceso, pasaba los días en el hospital debido a un afección en sus pulmones que la obligaban a tener un tubo de alimentación.

Tras conocer la historia, Smith, de 45 años, quien siempre había soñado con tener una familia propia pero no había podido lograrlo, supo que quería adoptarla y cuidarla. Ella sabía que sería un proceso largo pero no le importaba con tal de seguir el ejemplo de su madre, quien también había sido enfermera.

"Desde el momento en que la conocí, había algo detrás de sus llamativos ojos azules que captaban mi atención. Sentí que necesitaba amar a esta niña y mantenerla a salvo", dijo Smith, quien no pudo concebir a través de la fertilización in vitro porque su seguro de salud no lo cubría y ella no podía costearlo.

Ella no se había planteado la posibilidad de adoptar hasta que conoció a Gisele, a quien cada tarde iba a visitar a su cuna para ayudarla a recuperarse. Tres semanas después de ese primer encuentro, en abril de 2017, Smith obtuvo un permiso que le permitía llevarse a la bebé a la casa.

La única condición que las autoridades le pusieron fue la estipulación de que el estado haría todo lo posible por reunir a la bebé con sus padres biológicos. "Estaba emocionada pero nerviosa al darme cuenta de que le estaba confiando todo lo que tenía a este niño que podría no estar en mi vida para siempre", expresó.

Sin embargo, aunque a los padres biológicos se les concedieron visitas semanales supervisadas, el estado determinó que eran incapaces de cuidar a Gisele y, como no se había otro familiar que pudiera hacerse cargo, finalmente le dieron la opción de que solicitara de manera legal su adopción.

"El día que recibí la llamada de que sus derechos parentales habían sido cancelados fue muy triste. Mi ganancia fue la pérdida de otro. Es un sentimiento difícil de describir cuando experimentas este momento de cambio de vida que otra persona también tiene de la manera opuesta. La conclusión es: es devastador para otra familia", señalo Smith.

A pesar de esa tristeza, Smith sabía que estaba haciendo lo mejor para la pequeña Gisele y continuó con su propósito: lograr que la niña se recuperara completamente.

Tras varios meses cuidando a la niña, Smith recibió una llamada que la alegraría aún más. En octubre del 2018, un juez le entregó los papeles que le concedían la custodia de Gisele. Ahora ella era la madre legal.

"Su nueva canción favorita es Tú eres mi sol. Y cada vez que ella lo canta, pienso para mí misma: 'No tienes idea'", expresó Smith, quien agregó que su hija ya pesa 23 libras y que es una niña cariñosa que adora el aguacate, el queso y la pizza.

Crean útero artificial para ayudar a bebés prematuros

  •