Aumenta el número de muertos en los hospitales de Venezuela por los apagones

Un médico le dijo a NBC News que al menos dos pacientes murieron el fin de semana en el calor cuando se fue la luz.
hospital_caracas.jpg
Una de las salas del hospital univeristario de Caracas. Foto: Marco Bello/ReutersREUTERS / REUTERS

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Patricia Arana lleva cinco meses esperando para cirugía por un aneurisma cerebral.

Pero primero, vio morir a su amiga.

En entrevista en el Hospital José María Vargas en Caracas, Arana describe cómo uno de los otros pacientes murió recientemente cuando hubo un corte de energía. Aunque parte del hospital funciona con la energía de un generador, buena parte permanece a oscuras y casi no hay agua corriente.

Un médico le dijo a NBC News que al menos dos pacientes murieron el fin de semana en el calor cuando se fue la luz.

Arana dijo que su operación se ha atrasado repetidamente porque no hay suficientes camas en la Unidad de Cuidados Intensivos. Las duchas en el ala del hospital no tienen agua. El olor es abrumador. Y los pacientes se abanican en el sofocante calor.

Desde que llegó hace meses ha tenido que comprar sus propios suministros médicos.

“Cuando llegué los doctores me dieron a mi y a mi esposo una lista de productos que teníamos que comprar para la operación”, dijo Arana. “No hay agua, luz ni aire acondicionado aquí”.

Así que espera en un lugar donde los pacientes deben comprar sus propias sábanas, su propia comida y donde no hay agua en una temperatura de 80 grados.  

AUMENTA EL NÚMERO DE MUERTOS

El doctor Julio Castro, que trabaja en la Universidad Central de Venezuela y es uno de los líderes de la organización sin fines de lucro Doctores para la Salud, dice que la situación es cada vez más grave mientras se extienden los apagones.

El primer apagón empezó el 8 de marzo y duró varios días. El segundo empezó el 25 de marzo y se extendió parcialmente durante la última semana.

Castro dijo que al menos 46 personas murieron en los hospitales como consecuencia del primer masivo apagón. Agregó que al menos seis han muerto por el segundo.

Los apagones no dejarán de suceder y las colas por agua siguen creciendo.

PLAN DE ATAQUE

Nicolás Maduro anunció el domingo un plan de racionamiento de agua y eléctrico por los próximos 30 días.

En un mensaje televisado, Maduro anunció que las escuelas en el país permanecerán cerradas por el próximo mes. La jornada laboral en el sector público y el privado terminará a las 2 de la tarde.

Maduro continuó culpando a la administración Trump por orquestar una serie de ataques que han causado apagones en el país. El sistema eléctrico fue “penetrado por un virus y hackeado por el norte”, dijo Maduro.

El presidente encargado, Juan Guaidó, dijo que los apagones eran culpa de la mala infraestructura y falta de mantenimiento debido a la corrupción del gobierno y su negligencia.

Winston Cabas, presidente de la e la Asociación Venezolana de Energía Eléctrica y Mecánica dijo que la red eléctrica del país está completamente dañada.

ESPERANDO POR EL AGUA

Junto a las montañas que bordean Caracas, crece la espera por el agua.

Es común que los residentes recojan agua fresca de los pequeños ríos y arroyos en el campo. Pero últimamente estas colas se han vuelto más largas. Cientos de personas hacían cola el domingo, llenando jarra tras jarra. Algunos dijeron que llevan siete días sin agua corriente.

La vida es suficientemente difícil sin electricidad, pero sin agua es inaguantable para muchos.

“No puedo esperar más”, dijo Liz Guerrero, de 25 años, entre lágrimas sentada en la autopista principal de Caracas abrazando una bandera de Venezuela.

La joven estaba entre los que apoyan a Guaidó y salieron a manifestar el sábado.

“Necesitamos ayuda”, dijo Guerrero. “Por favor envíen ayuda ya”.

MADURO MANTIENE APOYO

Mientras Maduro niega que haya una crisis humanitaria en Venezuela, aceptó oficialmente ayuda de la Cruz Roja Internacional la semana pasada. Se espera que llegue en unas dos semanas.

Del otro lado de la ciudad, el mitin de Maduro atrajo a miles.

Para ellos, Guaidó es un traidor. Una mujer lo llamó una “rata”. Muchos repitieron las denuncias de Maduro que los apagones son causados por un ataque terrorista, aunque no ofreció pruebas.

La oposición ha sugerido que solo pasaría poco tiempo antes de que los desertores militares ayudaran a derrocar al gobierno de Maduro, pero eso no ha sucedido. El seleccionado como sucesor por el propio Hugo Chávez ha mantenido fuerte apoyo entre los pobres, que acreditan al gobierno socialista de proporcionar viviendas y programas sociales populares.
Los críticos dicen que el gasto desenfrenado, así como la corrupción y la caída de los precios del petróleo, son responsables de la creciente crisis económica del país.
Pero entre los partidarios intransigentes de Maduro, la culpa de esos problemas no recae sobre Maduro. Cae directamente sobre la oposición y Estados Unidos. Llaman a esto una guerra económica e instan al gobierno estadounidense a que levante las sanciones económicas.