Esta inmigrante enfrenta la deportación por estafar a millonarios tras hacerse pasar por famosa

La mujer inmigrante se hizo pasar por millonaria para estafar a los más poderosos de Nueva York, pero su mentira se descubrió y ahora podría ser deportada

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Anna Delvey, la famosa socialité alemana que se hizo pasar por millonaria y engañó a todos durante dos años mientras vivía en Nueva York, se enfrenta a la deportación después de que concluya su juicio en Rikers Island.

Una representante de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) reveló que la agencia había solicitado que la mujer fuera entregada después de terminar su proceso en el tribunal, independientemente de si es encontrada culpable o no.

Get the noticias newsletter.

"ICE está solicitando que se nos notifique antes de su liberación por parte de la autoridad local para que pueda ser puesta en custodia", señaló Rachael Yong.

Delvey, cuyo nombre real es Anna Sorokin, ingresó a Estados Unidos en el 2017 bajo el Programa de Exención de Visas, ignorando el plazo legal de estancia de 90 días. Además, está acusada de 10 cargos de robo por estafar a amigos adinerados, hoteles y hasta bancos, de los que obtuvo cientos de miles de dólares.

"Independientemente de si es condenada o no, es susceptible de ser eliminada porque es una exención de visado. Si es condenada, la condenan a cumplir su sentencia en Estados Unidos", agregó Yong.

De acuerdo con Fox News, los fiscales están ofreciéndole a Delvey, de 28 años, una condena de entre tres y nueve años a cambio de que se declare culpable, pero la joven continúa defendiendo que es inocente. Se espera que el juicio concluya en algún momento del mes de abril.

La estafa de Delvey salió a la luz el año pasado después de que una revista de Nueva York desenmascarara su modo de vida, que consistía en hacerle creer a la alta sociedad de esa ciudad que provenía de una familia extranjera con una buena posición económica.

A partir de esa mentira, Delvey comenzó a pedir préstamos monetarios de cientos de miles de dólares que devolvía con cheques sin fondos, consiguió estadías en los hoteles más lujosos, se reunió con personas importantes como Warren Buffett y Bill Gates y además, logró vacacionar hasta en Ibiza antes de ser descubierta.

Según reporta Fox, la ley de Estados Unidos señala que cualquier falta relacionada con fraude en el que "la víctima tenga pérdidas por más de 10.000 dólares es una ofensa que puede pagarse con la deportación", y de acuerdo con los registros de la Oficina del Fisca del Distrito de Manhattan, Delvey desfalcó cerca de 275.000 dólares, sin contar los 250.000 que debe a sus abogados por honorarios.