El informe Mueller dice que Trump no conspiró con Rusia. No será juzgado por obstrucción. Pero no es "exonerado"

El informe Mueller concluye que el equipo de campaña de Trump no conspiró con Rusia. Añade que hay pruebas a favor y en contra de procesarle por obstrucción a la justicia, pero deja la decisión final al fiscal general, que ha dicho que no lo hará.

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Tras casi dos años de investigación, el informe elaborado por el fiscal especial Robert Mueller, junto con un equipo de expertos del Departamento de Justicia, ha concluido que “no se puede establecer que miembros de la campaña de [Donald] Trump [durante la campaña de las presidenciales de 2016] conspiraran o se coordinaran con el Gobierno ruso en actividades para interferir en las elecciones”.

Ésa es la principal conclusión que el fiscal general, William Barr, ha comunicado al Congreso este domingo sobre el informe que le fue entregado el viernes, y que todavía no se ha hecho público en su integridad. El fiscal general ha prometido que revisará las partes que, por ley, deben quedar en secreto, y hará público el resto. 

El presidente ha indicado hoy en la red social Twitter: "No hay colusión. No hay obstrucción. Una completa y total EXONERACIÓN. ¡MANTENGAMOS ESTADOS UNIDOS GRANDE!". Ésa última afirmación es su eslogan de campaña para las presidenciales de 2020. 

Get the noticias newsletter.

La segunda parte de la investigación tenía que ver con la posibilidad de que el presidente o sus colaboradores en la Casa Blanca hubieran podido obstruir a la justicia en sus pesquisas sobre esa supuesta trama rusa.

Sin embargo, Mueller decidió en este caso no llegar a cabo las pesquisas de acuerdo a como la fiscalía lo haría en un caso judicial, según el resumen enviado por Barr al Congreso. De esta forma, no llega a una conclusión sobre esa posible obstrucción, sino que detalla las pruebas a favor y en contra, y deja sin resolver los “asuntos difíciles” sobre las acciones del presidente.

“Aunque este reporte no concluye que el presidente haya cometido un crimen, tampoco le exonera”, señala Mueller, según Barr.

Esta decisión deja en manos del fiscal general determinar si los hechos descritos constituyen o no un crimen, añade Barr, que fue nombrado por Trump y confirmado por la mayoría republicana en el Senado en febrero. El fiscal general señala que, en su opinión y la de su equipo, no son constitutivos de crimen, por lo que el presidente no sería procesado judicialmente por ellos.

Aún así, el informe sí puede ser usado para realizar un juicio político al presidente en el Congreso, que pudiera apartarle de la Casa Blanca. Hasta ahora, los demócratas se han negado a hacerlo; tienen mayoría en la Cámara de Representantes, aunque no suficiente como para aprobar por sí solos el conocido como impeachment; los republicanos controlan por su parte el Senado.

Los demócratas se preparan en cualquier caso para hacer comparecer ante la Cámara de Representantes tanto a Barr como posiblemente a Mueller.

La Casa Blanca considera que el informe les exonera por completo. “El fiscal especial no ha encontrar ninguna colusión ni  ninguna obstrucción. El fiscal general Barr y el vice fiscal Rosenstein han determinado que no hubo obstrucción. Los hallazgos del Departamento de Justicia constituyen una completa y total exoneración del presidente”, ha indicado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.