Juez estudia ordenar al Gobierno que reúna a familias migrantes separadas antes de la “tolerancia cero”

"Estamos hablando de seres humanos", ha dicho el magistrado a los abogados de la Administración Trump. Antes de la aplicación de esta política, se calcula que otras miles de familias fueron separadas
Niños inmigrantes detenidos en el Centro Residencial del Condado de Karnes, Texas, en una imagen de archivo.
Niños inmigrantes detenidos en el Centro Residencial del Condado de Karnes, Texas, en una imagen de archivo.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El juez federal que supervisa la reunificación de las familias migrantes separadas en la frontera sur por la administración de Trump ha dicho este jueves a los abogados del Gobierno que sería arbitrario dejar fuera de la demanda a los niños separados antes de que la política de "tolerancia cero" del presidente entrara en vigor en abril de 2018. 

Los abogados de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), epresenta a las familias migrantes separadas, presionan al magistrado Dana Sabraw, del Distrito Sur de California, para ordenar que el Gobierno reúna a miles de niños que fueron separados bajo un programa piloto a partir de julio de 2017, según informa NBC News.  

Un informe difundido el pasado enero de la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud estima que desde el verano de 2017 miles de niños fueron separados de sus padres en la frontera meses antes de que el entonces Fiscal General Jeff Sessions comenzara a aplicar la política de "tolerancia cero" que procesó a todos los padres que ingresaban ilegalmente al país mientras sus hijos esperaban bajo custodia separada.

Relacionado: El Gobierno admite que separó a miles de niños en la frontera y muchos no fueron devueltos a sus padres 

Sabraw ha escuchado este jueves en una corte federal de San Diego (California) los argumentos de ambas partes y tras una audiencia de casi dos horas ha optado por considerar la solicitud de los abogados demandantes y prometió dar a conocer su decisión "lo antes posible". 

El magistrado, que en junio del año pasado ordenó que el Gobierno reunificara a las familias indocumentadas separadas en la frontera por la política de "tolerancia cero" (unos 2.800 menores hasta el 26 de junio pasado) , califica el reporte emitido por la Oficina del Inspector General como "significativo" y que aparenta ser "100 % verdadero". 

Según ACLU, lo expuesto en el documento merece que el Gobierno se vea forzado a identificar a todos los niños que separó de sus padres, incluso antes del mandato, y se busque la forma de reunificarlos. "Estamos hablando de seres humanos", ha dicho el magistrados a los abogados del Gobierno. 

Por su parte, Scott Stewart, abogado del Departamento de Justicia (DOJ), ha dicho que obligar a identificar a los niños que ya no se encuentran bajo cuidado del Gobierno sería una gran carga y un "cambio drástico" del caso. "Simplemente, no estoy seguro que podamos continuar así", ha señalado en la audiencia.  Stewart sugiere que los afectados antes de la política de “tolerancia cero” deberían presentar su solicitud en otro lugar o por "canales informales". 

El juez dijo que de ceder a la petición de ACLU se podría proceder a primero identificar cuántos menores fueron separados entre julio de 2017 y abril de 2018, y posteriormente buscar la forma de reunificarlos con sus padres si así lo desean. 

Lee Gelernt, abogado de ACLU, dijo que estarían dispuestos a conformar un comité de abogados y voluntarios para ayudar con esa tarea, tal y como se hizo cuando buscaron a los padres que fueron deportados tras haber sido separados de sus hijos.  "No podemos volver a estas comunidades y decirles que no vamos a hacer el esfuerzo", dice Gelernt. "Sospecho que hay padres que quieren recuperar a sus hijos y no han podido". 

Algunos padres separados bajo la política de “tolerancia cero” eligieron ser deportados mientras sus hijos permanecían en Estados Unidos para buscar asilo. Tanto el gobierno como la ACLU reconocieron que algunos padres separados antes de esta medida pueden haber tomado la misma decisión.