Trump declara la emergencia nacional por "una invasión" en la frontera. Obtendrá dinero del Ejército para el muro

El presidente sacará 8.000 millones de los fondos del Pentágono con los que construir 234 millas de muro para frenar "una invasión de drogas, una invasión de pandillas, una invasión de gente". Esto es lo que va a pasar.

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El presidente, Donald Trump, ha firmado este viernes el estado de emergencia nacional por la supuesta crisis de inmigrantes indocumentados en la frontera, lo que le permitirá derivar fondos adicionales para construir un muro. “Es una gran cosa porque tenemos una invasión de drogas, una invasión de pandillas, una invasión de gente”, ha dicho.

“Estamos hablando de una invasión de nuestro país con drogas, traficantes de personas, todo tipo de criminales y pandillas”, ha explicado Trump, “se ha firmado muchas veces antes por otros presidentes, la firmaron para cosas menos importantes y a nadie le importó”.

El presidente ha invitado a la conferencia de prensa a familiares de víctimas de inmigrantes indocumentados para que mostraran imágenes de sus seres queridos. “Vamos a tener un país seguro”, ha prometido el presidente, “es una cosa que dije que iba a hacer”, dicho sobre el muro, “de una manera u otra lo vamos a hacer, y no porque sea una promesa electoral”.

El año pasado, ha dicho Trump, al menos 70.000 personas murieron por drogas, “hay tremendas cantidades de droga viniendo a nuestro país, muchas desde la frontera sur” y “los muros funcionan al 100%, todo el mundo lo sabe”.

“La gran mayoría de drogas no llega por los puertos de entrada”, ha asegurado, “llegan por los puertos de entrada, van a áreas donde no hay muro”, al igual, ha añadido, que “no puedes meter a niñas y mujeres atadas en la parte trasera de una camioneta por los puertos de entrada”.

Trump ha firmado además la nueva ley presupuestaria aprobada ayer por el Congreso, que impedirá un nuevo cierre del Gobierno federal por falta de fondos. Los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, rebajaron a 1.370 millones de dólares la asignación en esa ley para el muro de Trump, que ha optado pues por la emergencia nacional como forma de complementar esa cantidad: requería al Congreso 5.700 millones, y ahora espera obtener 8.000.

Get the noticias newsletter.

Estos fondos adicionales provendrán de varias partidas: a los 1.375 millones de la ley presupuestaria se sumarán 600 millones del fondo de confiscaciones de drogas de la Tesorería, 2.500 millones del programa de interdicción de drogas del Departamento de Defensa, y 3.600 millones del presupuesto de construcción del Departamento de Defensa. Según la Casa Blanca, el dinero provendrá de proyectos de prioridad baja, y no, por ejemplo, de los fondos de reconstrucción para Puerto Rico tras el huracán María. El dinero saldrá, según Trump, de proyecto "que no suenan muy importantes". 

Pocas veces te denuncian a las cortes cuando declaras la emergencia nacional”, ha concluido Trump.

Sin embargo, los líderes demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y en el Senado, Chuck Schumer, afirmaron ayer que la decisión de Trump es un acto “alegal, un grosero abuso de poder y un intento desesperado de distracción” al no haber sido capaz de conseguir el dinero para el muro de México, como prometió.

El Congreso defenderá su autoridad constitucional”, afirmaron. En un plazo de 15 días laborables, el Congreso tiene capacidad para anular la declaración del estado de emergencia por mayoría simple (aunque Trump podría entonces vetar esa decisión, y haría falta una mayoría cualificada para anular el veto).

Los demócratas controlan la Cámara de Representantes con 235 votos frente a 197 republicanos (la mayoría simple son 218 y la cualificada son 290). En el Senado, los republicanos tienen 53 votos frente a 47 demócratas.

El presidente ha firmado además el acuerdo al que llegaron ambos partidos para sacar adelante una ley presupuestaria que evitara este viernes un nuevo cierre del Gobierno federal. El Senado lo aprobó ayer por mayoría (83-16) y posteriormente lo hizo la Cámara también abrumadoramente (300-128).

Como decíamos, el texto sólo incluye 1.375 millones de dólares para seguridad fronteriza. Trump había exigido 5.700 millones, y hace dos meses los demócratas estaban dispuestos a concederle 1.600 millones (la misma cifra que los republicanos aprobaron un año antes, cuando aún controlaban la Cámara de Representantes). El presidente no aceptó, y eso provocó un cierre del Gobierno federal de 35 días, que sólo acabó tras una crisis en el transporte aéreo.

Esos 1.375 millones permitirán construir 55 millas de barrera fronteriza en el valle del Río Grande. La frontera se extiende en total unas 2.000 millas, pero ya hay 654 millas de valla construidas, y según Trump harían falta entre 700 y 900 millas más; el resto queda cubierto por “un montón de barreras naturales”, entre ellas montañas y “ríos violentos y crueles”.

En total, según Trump, harían falta 25.000 millones de dólares a lo largo de una década para levantar la barrera que desea (que ya no es un muro de cemento sino una valla transparente de acero). Durante su presidencia, se han concedido ya contratos para renovar 83 millas de barrera ya existente y hacer 14 millas nuevas.

Con el dinero obtenido de declarar la emergencia nacional pretende construir o renovar 234 millas de barrera fronteriza.

El acuerdo presupuestario destina además 30 millones para un nuevo centro de la patrulla fronteriza en El Paso (Texas) y 33,4 millones para mejorar el existente en McAllen. Se destinarán además 193 millones para ayuda humanitaria a los inmigrantes (comida, pañales, asistencia médica, etcétera). 

La ley reduce además el número de personas que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) puede mantener bajo custodia, de las 48.747 actuales a 40.520. Otras 100.000 personas podrán recibir tobilleras electrónicas para conocer su localización. No se prevé la contratación de nuevos agentes fronterizos, como deseaba Trump.