Propietarios de Texas por donde pasaría el muro de Trump se alistan para la batalla legal

Una capilla, un sitio para pescar, propiedades que han estado por generaciones en la misma familia no están listos para dejar de existir: "Esto es el cielo para nosotros"

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Mientras el presidente, Donald Trump, viajaba a la frontera en Texas para defender su muro de 5.700 millonesde dólares, la propietaria Eloisa Cavazos dice que sabe de primera mano cómo se desarrollará el proyecto si la Casa Blanca se sale con la suya.

El Gobierno federal ha comenzado a inspeccionar terrenos a lo largo de la frontera en Texas y anunció planes para comenzar la construcción el próximo mes. Pero en lugar de renunciar a sus tierras, algunos dueños de propiedades se están aferrando a ellas, prometiendo rechazar ofertas de compra y preparándose para luchar contra la administración en los tribunales.

"Podría darme un billón de dólares y no lo tomaría", dijo Cavazos, cuya tierra se encuentra a lo largo del Río Grande, el río que separa a Estados Unidos y México. "No se trata de dinero."

Trump llegó el jueves a McAllen, una ciudad de 143.000 habitantes que se encuentra en la parte más transitada de la frontera para cruces ilegales. Recorrió una sección de la frontera y dijo que "gran parte del crimen en nuestro país se debe a lo que está ocurriendo aquí".

"Ya sea acero o concreto, no le importa. Necesitamos una barrera", agregó.

El Congreso en marzo financió 33 millas (53 kilómetros) de muros y cercas en Texas. El gobierno ha establecido planes que abarcarían terrenos privados en el Valle del Río Grande. Los que están en el camino incluyen a propietarios que han vivido en el valle durante generaciones, grupos ecologistas y una capilla del siglo XIX.

Muchos han contratado abogados que se están preparando para luchar contra el gobierno si, como se espera, se mueve para apoderarse de sus tierras a través de una declaración de dominio eminente.

La oposición se intensificará si los demócratas acceden a la demanda de la administración de Trump de construir más de 215 millas de muro, incluidas 104 millas en el Valle del Río Grande y 55 millas cerca de Laredo. Incluso una solución de compromiso para construir "listones de acero", como lo ha sugerido Trump, o más cercas del tipo que los demócratas han apoyado anteriormente, probablemente desencadenarían más casos judiciales y rechazos en Texas.

Get the noticias newsletter.

Los expertos legales dicen que es probable que Trump no pueda saltarse el dominio eminente –que requiere que el gobierno demuestre un uso público de la tierra y proporcione a los propietarios una compensación— al declarar una emergencia nacional.

De pie cerca del Río Grande, a Trump se le preguntó el jueves qué tan rápido podría comenzar la construcción del muro fronterizo si se declaraba una emergencia.

"Creo que muy rápido", dijo, y agregó que si bien alguien "tal vez" podría demandar para detener la construcción, "ganaríamos esa demanda, creo, muy rápidamente".

El Congreso no ha permitido la construcción de ninguno de los prototipos de muro de Trump. Pero los planes de la administración proponen un muro de concreto de la altura del dique existente, con postes de acero de 18 pies (5,5 metros) en la parte superior. La Oficina de Protección de Aduanas y Fronteras (CBP, en inglés) quiere despejar un área de 150 pies frente a cualquier nueva construcción para una "zona de control" con caminos de acceso, cámaras e iluminación.

El gobierno demandó a la diócesis católica romana local el año pasado para obtener acceso para sus inspectores en el sitio de la capilla La Lomita, que se inauguró en 1865 y fue un sitio importante para los misioneros que viajaron a caballo por el Valle del Río Grande.

Sigue siendo un epicentro de la comunidad católica del Valle del Río Grande, donde se celebran bodas y funerales, así como una procesión anual del Domingo de Ramos que atrae a unas 2.000 personas.

La capilla se encuentra a poca distancia del río Grande y está directamente en el área donde CBP quiere construir su "zona de control".

La diócesis dijo que se opone a un muro fronterizo porque la barrera viola las enseñanzas católicas y la responsabilidad de la iglesia de proteger a los migrantes, así como el derecho a la libertad religiosa consagrada en la Primera Enmienda. Un grupo legal de la Universidad de Georgetown se ha unido a la demanda de la diócesis.

El padre Roy Snipes dirige las oraciones todos los viernes para que se salve su capilla. Con un sombrero de vaquero con su túnica blanca y una cruz de metal, es conocido localmente como el "sacerdote vaquero" y, a veces, toma un barco en el Río Grande para ir de su casa a la capilla.

"Envenenaría el agua", dijo Snipes. "Todavía sería un lugar sagrado, pero sería un lugar sagrado que fue profanado".

Los 60 acres (0.25 kilómetros cuadrados) de la familia Cavazos fueron comprados por primera vez por su abuela hace 60 años.

Alquilan una parte de la propiedad a inquilinos que han construido casas pequeñas o han traído remolques, cobrando a algunos tan solo 1.000 dólares al año. Viven de las ganancias de la tierra y temen que una cerca disuadiría a los inquilinos y convertiría sus propiedades en "tierras de nadie".

En el resto de la propiedad hay graneros de madera contrachapada, recintos para ganado y cabras, y una plataforma de madera que se extiende hacia el río, que fluye serenamente hacia el este hacia el Golfo de México. El hermano de Eloisa, Fred, puede sentarse en la cubierta en su silla de ruedas y pescar con una caña hecha de una larga vara de carrizo extraída de la orilla del río.

Los topógrafos examinaron sus propiedades en diciembre bajo una orden de un tribunal federal. La familia aún no ha recibido una oferta por sus tierras, pero sus abogados del Proyecto de Derechos Civiles de Texas esperan que en las próximas semanas llegue una carta con una oferta.

"Todos nos dicen que vendamos y vayamos a un lugar mejor", dijo Eloisa Cavazos. "Esto es el cielo para nosotros".