Trump describe la situación en la frontera como una crisis humanitaria, los demócratas le acusan de malicia

Atacó a los demócratas por la falta de seguridad en la frotnera, pero los representantes Nancy Pelosi y Chuck Schumer estuvieron también en televisión para responder a las acusaciones del presidente

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

A las nueve de la noche de este martes el presidente, Donald Trump, se dirigió a la nación por primera vez desde la tradicional Oficina Oval de la Casa Blanca con un mensaje televisado, que se transmitió por las principales cadenas del país. Allí, el mandatario habló sobre la supuesta crisis que se vive en la frontera.

“Compatriotas americanos esta noche me dirijo a ustedes por la crisis humanitaria y de seguridad en nuestra frontera sur”, arrancó el mensaje de Trump.

El primer punto que tocó fue el de los agentes de la Patrulla Fronteriza, elogiando su labor, para hablar después sobre la falta de espacio en los centros de detención de inmigrantes, que han llevado a que los agentes liberen a grupos de cientos de inmigrantes por no poder retenerlos en las celdas ni enviarlos de vuelta a sus países de origen.

El mensaje se centró en los supuestos perjuicios que conlleva la migración no regulada. Trump dijo que los más afectados eran los ciudadanos de minorías raciales y étnicas como los afroamericanos y los hispanos, en parte debido a reducciones salariales que supuestamente propicia la inmigración.

Aseguró que la frontera es el conducto por donde ingresan las substancias ilícitas al país, que, dijo, este año causarán “más muertes que en toda la Guerra de Vietnam”. Ofreció la cifra de que el 90% de la heroína que ingresa al país pasa por la frontera sur. Y añadió que en los últimos dos años la Patrulla Fronteriza ha aprehendido a más de 200.000? inmigrantes con antecedentes criminales.

Luego destacó el tema de la inmigración de menores de edad, donde dijo ha habido un aumento dramático. Y dijo que los coyotes y las pandillas utilizan a los niños como escudos humanos.

“Las mujeres y niños son las principales víctimas de nuestro sistema roto. Esta es la tragedia de la inmigración ilegal en la frontera sur”, dijo Trump.

Después presentó su propuesta de seguridad, más como una petición de los cuerpos de seguridad en la frontera y los servidores públicos del Departamento de Seguridad Nacional que como una idea propia del presidente.

Get the noticias newsletter.

Entre las medidas que destacó están tecnología de punta para detectar narcóticos, armas y contrabando ilegal; más agentes, jueces de inmigración y más espacio en los centros de detención. Habló de ayuda humanitaria y médica, sin especificar a qué se refería. Finalmente, dijo que los oficiales de inmigración habían solicitado 5.600 millones de dólares “para una barrera física”. Y dijo que a petición de los demócratas sería “una barrera de acero en vez de un muro de concreto”.

Después dijo que Chuck Schumer, el líder demócrata en el Senado, había apoyado en el pasado una barrera física y que cambió su opinión sólo cuando fue elegido presidente.

Trump acusó a los demócratas de ser la única razón por la que no hay recursos para la seguridad en la frontera, pero tanto Schumer como Nancy Pelosi, líder de los demócratas en la Cámara Baja, ofrecieron su propia versión de la crisis que atraviesa el país y que tiene a una cuarta parte del gobierno cerrado en su propio mensaje televisado la misma noche de este martes.

Mientras el presidente enviaba su mensaje a millones de hogares estadounidenses que sintonizaron los canales de noticias, afuera de la Casa Blanca un grupo de activistas alzaron una pancarta con la leyenda “crisis falsa”, frente a la mirada curiosa y estupefacta de decenas de periodistas.

La reacción de los demócratas

Chuck Schumer y Pelosi se habían referido a la decisión de las cadenas de televisión de transmitir el mensaje de Trump en un comunicado y pidieron un trato igualitario en caso de que estuviera lleno de "malicia y desinformación".

 “Podemos asegurar nuestra frontera sin un muro costoso e ineficaz. Y podemos dar la bienvenida a los inmigrantes legales y refugiados sin comprometer la seguridad y la protección", dijo Schumer durante la breve respuesta oficial demócrata a los comentarios del presidente. "El símbolo de América debe ser la Estatua de la Libertad, no un muro de 30 pies".

“Hay una solución obvia: separar el cierre de los argumentos sobre la seguridad de la frontera. Hay legislación bipartidista, apoyada por demócratas y republicanos, para reabrir el gobierno y al mismo tiempo permitir que continúe el debate sobre la seguridad fronteriza", dijo desde el Capitolio, al lado de Pelosi.

"El presidente está rechazando estos proyectos de ley bipartidistas que reabrirían al gobierno –por su obsesión por obligar a los contribuyentes estadounidenses a gastar miles de millones de dólares en un muro costoso e ineficaz— ¡un muro que siempre prometió que México pagaría!", Dijo Pelosi.

La pareja habló después del discurso de ocho minutos del presidente Donald Trump en la Oficina Oval de la Casa Blanca que se transmitió a través de múltiples redes alrededor de las 9 p.m.

"La mayoría de los presidentes han utilizado las direcciones de la Oficina Oval con fines nobles", dijo Schumer. "Este presidente simplemente utilizó el telón de fondo de la Oficina Oval para crear una crisis, avivar el miedo y desviar la atención de la agitación en su administración".

¿Y ahora qué sigue?

Como parte de su estrategia de comunicación para convencer a la población de la necesidad del muro, Trump visitará este jueves la frontera con México. Allí se reunirá "con quienes se encuentran en la primera línea de la crisis de seguridad nacional y humanitaria", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en la red social Twitter.

Como resultado de su insistencia en conseguir dinero para el muro en la frontera con México, una cuarta parte del Gobierno (800.000 trabajadores) ha permanecido cerrado durante las últimas dos semanas. Los legisladores republicanos han rechazado las propuestas de los demócratas, quienes incluyeron 1.300 millones de dólares para la seguridad en la frontera, lo mismo que se destinó el año pasado, pero considerablemente menos que los 5.600 millones de dólares que Trump exigió.

Este fin de semana el vicepresidente, Mike Pence, y un equipo de la Casa Blanca se reunió con el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, buscando una salida a la paralización parcial, pero las negociaciones terminaron sin mayores progresos.

Schumer y Pelosi también tenían planeado dirigirse a la nación en un mensaje televisado la noche de este martes, cuando terminara de hablar el presidente.