DHS investiga por qué niño migrante muerto fue dado de alta tras presentar fiebre de 103 grados

Es la segunda muerte de un niño bajo custodia de la Patrulla Fronteriza en un mes y las primeras de menores en más de una década. Ante ambas tragedias, el Servicio de Aduanas ordenó chequeos médicos a todos los niños migrantes

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: TELEMUNDO

El departamento de Seguridad Nacional de EEUU (DHS, por sus siglas en inglés) está investigando por qué el niño migrante de 8 años que murió en un centro de detención fue dado de alta el mismo día que fue atendido en un centro médico por un cuadro de fiebre de 103 grados.

El último menor fallecido este mes bajo custodia de la Migra, identificado como Felipe Gómez Alonzo por las autoridades guatemaltecas, de 8 años, ingresó a EE.UU. el pasado 18 de diciembre con su padre, Agustín Gómez, por El Paso (Texas). El 23 de diciembre le llevaron a una estación de la Patrulla Fronteriza en Alamogordo, Nuevo México. Según la Patrulla Fronteriza, un día después fue llevado junto a su padre a un centro médico donde le diagnosticaron un resfriado y fiebre. Le dieron de alta ese mismo lunes y le recetaron Ibuprofeno y amoxicilina. Después volvió al centro de detención. Por la noche, volvió al hospital con náuseas y vómitos. Murió unas horas después.  

El DHS  no respondió a la pregunta si el centro médico donde fue atendido el pequeño está siendo investigado por negligencia.

Las muertes de dos menores migrantes en solo un mes, son los primeros fallecimientos de niños bajo custodia de la Patrulla Fronteriza en más de una década, de acuerdo a el comisionado  Kevin McAleenan de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés).

McAleenan calificó las muertes en  "CBS This Morning" como "un hecho extraordinariamente raro" que es "devastador" para la agencia.

Tras ambas tragedias, el CBP ha ordenado chequeos médicos a todos los niños migrantes bajo su custodia, con especial hincapié en los menores de diez años, tras la muerte del segundo menor migrante este mes al cuidado de la agencia. El fallecimiento del niño guatemalteco se ha producido en medio del cierre parcial del gobierno ante la exigencia de financiación del muro fronterizo del presidente Donald Trump a la que los demócratas se oponen.   

Según el comunicado de CBP de última hora de este martes, no queda claro cómo y dónde se realizarán esos controles a menores migrantes. La nota agrega que la Patrulla Fronteriza necesita la ayuda de otras agencias gubernamentales y que "está considerando la asistencia médica de emergencia" de la Guardia Costera y que podría solicitar ayuda del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, el Departamento de Defensa y la Agencia Federal de Manejo de Emergencias.  

Un portavoz de CBP no respondió de inmediato cuántos niños están actualmente bajo la custodia de la agencia. Pero con los cruces fronterizos en aumento, la CBP procesa todos los meses a miles de niños, tanto solos como con sus padres. El menor fallecido y su padre estuvieron detenidos cerca de una semana, un tiempo inusualmente largo. Por lo general son detenidos un par de días antes de liberarlos o entregarlos a ICE para su detención a largo plazo.   

Según las normas de CBP, los inmigrantes generalmente no deben ser detenidos por más de 72 horas en sus instalaciones ya que generalmente son más pequeñas y tienen menos servicios que los centros de detención de ICE. 

Grupos que defienden los derechos de los migrantes y los derechos humanos han criticado duramente a CBP tras la muerte de Felipe. Mientras, el cadáver de Jakelin Caal, de 7 años, quien murió a principios de este mes, ha sido enterrada este martes en su aldea en Guatemala.

Seis adultos murieron este año bajo custidia del CBP.

Margaret Huang, directora ejecutiva de Amnistía Internacional en EE. UU., apunta que las "políticas crueles de la administración Trump hacia los migrantes y solicitantes de asilo en la frontera deben cesar inmediatamente antes de que más niños sufran daños". 

La Casa Blanca ha remitido las preguntas sobre este caso al Departamento de Seguridad Nacional ( DHS, por sus siglas en inglés). Los oficiales de la Patrulla Fronteriza permanecen en el trabajo a pesar del cierre del gobierno. El comisionado de CBP, Kevin McAleenan, ha dicho en un comunicado que se ha notificado al inspector general del DHS.