Trump exige “la opción nuclear” para poder construir su muro en la frontera

¿En qué consiste la opción nuclear que hasta los republicanos se oponen? ¿Y qué pasará con el Gobierno, que parece condenado a cerrarse durante "mucho tiempo"? Le explicamos claramente el caos en Washington.
Donald TrumpTrump habla con militares este jueves de Acción de Gracias desde Florida.
Trump habla con militares este jueves de Acción de Gracias desde Florida. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El presidente, Donald Trump, ha presionado este viernes a los senadores republicanos para que cambien las reglas de votación en la Cámara Alta de forma que se pueda aprobar una medida con mayoría simple (51 votos) en vez de mayoría reforzada (60 votos). A esto se le conoce coloquialmente como “opción nuclear”, y no parece que vaya a ocurrir porque incluso los republicanos están en contra, y además, en este caso, puede resultar ilegal.

El Partido Republicano cuenta ahora con 51 senadores, frente a 49 demócratas o independientes. Trump pretende usar esta mayoría para validar el presupuesto aprobado ya por la Cámara de Representantes (donde los republicanos tienen aún una amplia mayoría, que perderán con el inicio del año por el resultado de las elecciones de noviembre), que incluye 5.700 millones para seguridad fronteriza (incluido su prometido muro, que iba a pagar México, dijo en campaña, y ahora quiere endosar a los contribuyentes).

El Senado ya aprobó anteriormente un presupuesto (con sólo 1.600 millones para seguridad fronteriza), que la Cámara de Representantes validó pero Trump se negó a firmar. La Cámara de Representantes aprobó pues un nuevo presupuesto, como más dinero para el muro, pero ahora es el Senado el que se niega a aprobarlo. Si un nuevo presupuesto, sea el que sea, el Gobierno federal se quedará sin dinero para funcionar a medianoche y tendrá que operar a medio gas, enviando a decenas de miles de funcionarios a sus casas.

El problema en el Senado es que los republicanos sólo tienen 51 votos (el año que viene serán 53, tras las elecciones de noviembre), y el presupuesto necesita 60 votos. El Partido Demócrata ya ha dejado claro que no aceptará dedicar más de 1.600 millones (lo mismo que el año pasado) a seguridad fronteriza. Así que, ante la imposibilidad matemática de conseguir una mayoría de 60 votos, Trump quiere cambiar las reglas de juego sobre la marcha para necesitar sólo 51.

El nombre de “opción nuclear” se lo dio el entonces senador republicano Trent Lott porque cambiar las reglas parecía un recurso impensable. Pero sucedió: en 2013, los demócratas bajaron la mayoría de 60 a 51 para aprobar miembros del Gobierno y jueces federales; tras recuperar el control del Senado, los republicanos rebajaron también la mayoría para el nombramiento de jueces de la Corte Suprema. Lo que pide ahora Trump es que se rebaje para todas las votaciones en el Senado.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConell, ya se ha negado anteriormente a esta petición del presidente. Ahora, además, dice no contar con mayoría suficiente para sacar adelante ese cambio, toda vez que algunos republicanos clave también oponen (Lamar Alexander y Orrin Hatch). Además, según informa NBC, cambiar las reglas para aprobar una ley presupuestaria sería ilegal. 

¿Qué puede pasar entonces? Trump amenaza con que el cierre del Gobierno “puede durar mucho tiempo”. El 3 de enero toma posesión el nuevo Senado, con más republicanos, pero los demócratas se hacen con la Cámara de Representantes. Alguien tendrá que capitular.