El tajante mensaje del Papa sobre la crisis de abusos sexuales que azota a la Iglesia

A todos los que abusan de menores: "Convertíos y entregaos a la justicia humana, y preparaos para la justicia divina".
El Papa Francisco en el Vaticano, el domingo 16 de diciembre.
El Papa Francisco en el Vaticano, el domingo 16 de diciembre.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: TELEMUNDO

El papa Francisco ha dicho este viernes que la Iglesia "nunca más encubrirá o subestimará" los casos de abusos por parte del clero. "La Iglesia no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquiera que haya cometido tales crímenes".

El Papa, que ha anunciado desde el inicio de su pontificado tolerancia cero contra los abusos de menores por parte del clero, pero que también ha sido criticado por no haber tomado acciones concretas, asegura también que "la Iglesia nunca intentará encubrir o subestimar ningún caso". También ha lanzado un mensaje a todos los que abusan de menores en su discurso tradicional de felicitación de las fiestas navideñas antes la jerarquía eclesia: "Convertíos y entregaos a la justicia humana, y preparaos para la justicia divina".

Reconoce que en el pasado, "por ligereza, por incredulidad, por falta de preparación, por inexperiencia o por superficialidad espiritual y humana, han tratado muchos casos sin la debida seriedad y rapidez". "Nunca debe volver a suceder. Esta es la elección y la decisión de toda la Iglesia", apunta.

Francisco habló con dureza al recordar cómo "hombres consagrados, que abusan de los débiles, valiéndose de su poder moral y de la persuasión" cometen estas "abominaciones" y "siguen ejerciendo su ministerio como si nada hubiera sucedido; no temen a Dios ni a su juicio, solo temen ser descubiertos y desenmascarados". Estos, añadió el papa, "desgarran el cuerpo de la Iglesia, causando escándalo y desacreditando la misión salvífica de la Iglesia y los sacrificios de muchos de sus hermanos".

Francisco describe cómo estos "a menudo, detrás de su gran amabilidad, su labor impecable y su rostro angelical, ocultan descaradamente a un lobo atroz listo para devorar a las almas inocentes".  

El pontífice argentino recuerda que en la reunión que se celebrará en febrero en el Vaticano con las conferencias episcopales de todo el mundo "se buscará transformar los errores cometidos en oportunidades para erradicar este flagelo no solo del cuerpo de la Iglesia sino también de la sociedad". "La Iglesia no se limitará a curarse a sí misma, sino que tratará de afrontar este mal que causa la muerte lenta de tantas personas, a nivel moral, psicológico y humano", agrega.