Nueva York es la segunda ciudad del país que más niños migrantes tiene bajo su tutela

Nueva York se ha convertido en la segunda ciudad, después de Texas, en acoger a un mayor número de jóvenes. Hay 1.563 migrantes bajo su tutela
Un niño migrante detenido colorea un libro en el South Texas Family Residential Center.
Un niño migrante detenido colorea un libro en el South Texas Family Residential Center.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

En menos de cinco años, una organización de servicios sociales de Nueva York llamada Centros Cayuga pasó de ser una iniciativa pequeña a uno de los nombres más importantes en el negocio multimillonario de las viviendas para niños inmigrantes bajo la detención del gobierno.

Según uno de los cinco proveedores más grandes de la nación, Cayuga cuidaba a cerca de 900 niños migrantes hasta el lunes, 78% más que hace un año, según datos gubernamentales confidenciales obtenidos por The Associated Press.

De esta manera, la organización sin fines de lucro ha convertido a Nueva York en la segunda ciudad, después de Texas, en acoger un mayor número de jóvenes. Hay 1.563 migrantes bajo su tutela.

La cantidad de niños migrantes detenidos en todo el país aumentó durante la administración del presidente Donald Trump, y muchos jóvenes permanecen en grandes refugios o centros de detención.

Sin embargo, los jóvenes de Cayuga van a hogares de acogida en la ciudad de Nueva York y pasan sus días en clases, con asesoramiento y actividades en sus instalaciones, mientras que los empleados trabajan para conectarlos con familiares u otros patrocinadores, dice la organización sin fines de lucro.

"Los Centros Cayuga creen que estos niños vulnerables deberían estar en hogares con familias reales, no detrás de las cercas", dijo el CEO Edward Myers Hayes a los legisladores y otros en una reunión de octubre.

Algunos abogados de niños migrantes consideran que el cuidado de crianza de Cayuga es mejor que un refugio. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, un demócrata, visitó el centro en junio y dijo que parecía que los niños estaban "siendo tratados muy bien".

Aún así, puede haber escasez: en octubre, Cayuga tenía 187 hogares de acogida para hasta 900 niños inmigrantes, según los comentarios de Hayes. Los abogados dicen que algunos niños mencionaron compartir hogares de acogida con media docena o más de jóvenes migrantes.

Una madre se quejó de las condiciones y dijo que Cayuga no tenía educación especial para su hijo de 15 años con discapacidad de aprendizaje, y que una trabajadora del caso se mostródesdeñosa cuando su otro hijo de 11 años dijo que  un niño lo había tocado de manera inapropiada en su hogar de acogida .

"Mis hijos sufrieron mientras estuvieron bajo custodia" durante más de tres meses, dijo la madre en una presentación en noviembre en una demanda que desafía las políticas federales que alargaron el tiempo que los niños pasan en el sistema. Cayuga no está un acusado en la demanda, presentada por la Unión de Libertades Civiles de Nueva York y otras asociaciones.

Cayuga, con sede en Auburn, Nueva York, que se convirtió en un punto focal para las protestas este verano después de aceptar a niños inmigrantes separados de sus familias bajo una política de la administración Trump desde entonces cancelada, remitió las consultas sobre su operación al Departamento de Salud y Servicios Humanos.

El portavoz de HHS, Mark Weber, dijo que el programa para jóvenes migrantes en todo el país tiene "personas increíblemente dedicadas" que atienden a muchos niños en una situación difícil.

"Estamos trabajando duro para asegurarnos de que se cuiden y se coloquen de manera responsable", dijo.

Los Centros Cayuga, originalmente fundados como un orfanato en 1852, comenzaron a llevar a niños migrantes "no acompañados" durante una oleada de llegadas en 2014.

Pronto, el programa fue el más grande de Cayuga. Unos 400 niños pasaron de largo en su primer año completo, y 1.700 en su tercer año, según las declaraciones de impuestos de la organización sin fines de lucro.

Los niños migrantes trajeron un torrente de dinero federal (121 millones hasta ahora, según muestran las cifras del gobierno) a una organización que reportó un presupuesto de menos de 17 millones el año antes de que comenzara el programa.

Según Cayuga, más de 6.000 jóvenes se han ido a vivir con patrocinadores y esperan procedimientos de inmigración. A partir de octubre, el niño promedio se quedó en Cayuga cerca de 60 días, más del doble que el año pasado, según los comentarios de Hayes.

Muchos niños pueden estar en el camino para una liberación más rápida después de que la administración retirara el martes un requisito de cinco meses de espera para que todas las personas en un hogar con un posible patrocinador se tomaran las huellas digitales.

Los días en las instalaciones de Cayuga incluyen clases académicas y de "habilidades para la vida", deportes, terapia y salidas a zoológicos y museos, y los niños se dirigen a las familias de acogida que hablan español, según la organización.

El abogado José Xavier Orochena recuerda a un niño al que representó describiendo un viaje especialmente interesante este verano: a la Estatua de la Libertad.

Otros programas de Nueva York que albergan a niños migrantes son considerablemente más pequeños que los de Cayuga. El lunes, según el dato obtenido por AP, el siguiente más grande, Lincoln Hall Boys Haven, en los suburbios de Lincolnland, estaba cuidando a 183 adolescentes no acompañados.

Abbot House, que se especializa en niños con necesidades médicas o psicológicas, tenía 51 niños inmigrantes no acompañados en su refugio en los suburbios de Irvington y 15 en hogares de acogida, según los datos.

Sus clientes jóvenes, que tienen edades comprendidas entre los 3 y los 17 años, duermen una o dos personas en una habitación y pasan los días haciendo programas educativos, arte y yoga, entre otros.