La pena de muerte cada vez se aplica menos: sólo hay ejecuciones en estos ocho estados

Las ejecuciones se mantienen bajo mínimos, pero hay tres estados que han vuelto a aplicar la pena capital tras muchos años.
Cámara de ejecuciones en la penitenciaría estatal de Sioux Falls, en una imagen de archivo.
Cámara de ejecuciones en la penitenciaría estatal de Sioux Falls, en una imagen de archivo. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

La pena de muerte sigue en decadencia en Estados Unidos, pese a que tres estados reanudaron las ejecuciones en 2018. En total se produjeron 25 en todo el país; es el cuarto año consecutivo en el que se aplica en menos de 30 ocasiones, según un informe de la organización Death Penalty Information Center.

Después de que la pena de muerte fuera restablecida en 1976, el número de ejecuciones aumentó progresivamente hasta llegar a su máximo de 98 en 1999. Pero desde entonces el respaldo público a este castigo ha ido menguando, según la firma de sondeos Gallup; en la actualidad, casi seis de cada 10 estadounidenses apoya la pena de muerte para personas culpables de asesinato.

Las ejecuciones en el 2018 quedaron concentradas en ocho estados: Alabama (con dos), Florida (dos), Georgia (dos), Nebraska (una), Ohio (una), Dakota del Sur (una), Tennessee (tres) y Texas (donde se produjeron casi la mitad, 13).

Los tres estados que reanudaron la aplicación de la pena de muerte este año fueron Nebraska, Tennessee y Dakota del Sur.

La ejecución de Carey Dean Moore fue la primera en Nebraska en más de 20 años. Fue además la primera vez que usó el fármaco fentanilo. En Tennessee, la pena capital se retomó tras nueve años y con varias iniciativas judiciales para ilegalizarla. En Dakota de Sur, se acabó con la vida de Rodney Berget, convicto de matar a un guardia cuando intentaba escapar de la cárcel, tras seis años sin ejecuciones.