Trump se defiende de pagar ilegalmente a una actriz porno acusando a Obama

La Fiscalía considera que pudo cometer un delito, pero el presidente se defiende diciendo que no lo hizo, pero que si lo hubiera hecho, habría sido como lo que hizo Obama. Le explicamos por qué.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El presidente, Donald Trump, ha afirmado este lunes que los pagos a dos mujeres para evitar que hablaran sobre sus presuntas relaciones sexuales con el entonces candidato republicano antes de las elecciones de noviembre de 2016 no suponen una contribución ilegal a la campaña, tal y como la Fiscalía federal entiende, sino una “simple transacción privada”.

“Ahora los demócratas van a por una simple transacción privada, llamándola de forma equivocada contribución de campaña”, ha escrito esta mañana Trump en la red social Twitter, “no lo era, pero incluso aunque lo fuera, es sólo un CASO CIVIL, como el de Obama; se hizo correctamente por un abogado, y no merecería ni una multa. Sería responsabilidad del abogado si cometió un error, no mía. Cohen sólo está intentando que le reduzcan la sentencia. ¡CAZA DE BRUJAS!”.

El pasado viernes, la Fiscalía federal presentó un escrito de cargos en el que se le acusaba de haber instado a su abogado personal, Michael Cohen, de intentar silenciar a esas mujeres para influir en las elecciones. En contra de lo que afirma Trump en Twitter, este escrito de cargos (presentado contra su abogado, no contra él, pero en el que él aparece mencionado como instigador del posible delito) no es obra de “los demócratas”, sino del Departamento de Justicia, cuyo fiscal general ha nombrado el propio Trump.

Las dos mujeres en cuestión son Karen McDougal, que en agosto de 2016 llegó a un acuerdo con la editora del diario National Enquirer para no contar su historia, y Stormy Daniels, que recibió 130.000 dólares para mantenerse también en silencio.  Ambos acuerdos fueron mediados por Cohen, según admitió el mismo en agosto, reconociendo así un delito de contribución ilegal a la campaña.

La referencia a Obama en el mensaje de Trump viene al caso de que un auditoria de la Comisión Federal Electoral reveló en abril de 2012 que el equipo de campaña del ex presidente demócrata no había revelado la identidad de 1.312 donantes para los comicios de 2008, que aportaron en total casi dos millones de dólares. El equipo de campaña de Obama aceptó pagar una multa de 375.000 dólares, según informa el diario The Washington Post.