La mucama que le hace la cama a Trump es una inmigrante indocumentada

“Sudamos para satisfacer cada una de sus necesidades, y nos tiene que someter a estas humillaciones, se queja esta inmigrante latina. Le explicamos cómo consiguió ese trabajo.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Por más de cinco años, Victorina Morales le hizo la cama a Donald Trump, le limpió el baño e incluso le quitó el polvo a sus trofeos deportivos en el club de golf que el millonario y ahora presidente posee en Bedminster (Nueva Jersey). Por su “sobresaliente” labor durante las visitas del mandatario a esas instalaciones, en julio la Casa Blanca le entregó a Morales un certificado de reconocimiento, según reporta el diario The New York Times, que añade un dato más: Morales es una inmigrante indocumentada.

La mujer dejó Guatemala, donde cultivaba maíz, y cruzó la frontera ilegalmente en 1999, según relata, a pesar de que apenas sabía una palabra de inglés. En 2013 fue contratada en la hacienda de Trump, según admite, usando documentación falsificada. Le pagaban 10 dólares la hora. Y no es la única en esa situación: Sandra Díaz, costarricense de 46 años, también trabajó de 2010 a 2013 cuando era aún indocumentada (ya ha regularizado su situación), según el citado diario.

Las dos mujeres añaden que son varios más los trabajadores de mantenimiento, jardinería y faenas domésticas que están ilegalmente en el país; y añaden que al menos dos supervisores del club lo sabían y les ayudaron a mantener el empleo.

El presidente presumió durante la campaña electoral de 2016, que le llevó a la Casa Blanca, de no contratar a inmigrantes indocumentados; su política, de hecho, ha sido dificultar al máximo la vida a inmigrantes, legales o indocumentados. Pese a ello, algunas de sus instalaciones contratan regularmente a trabajadores extranjeros usando los mismos visados que él se afana en recortar.  No hay ninguna prueba, en cualquier caso, de que supiera de la situación ilegal de Morales o cualquier otro trabajador indocumentado en su club.

“Nunca imaginé, como una inmigrante del campo guatemalteco, que vería a tanta gente importante de cerca”, ha indicado al citado diario Morales, que limpiaba la villa del presidente mientras éste veía la televisión no muy lejos, o figuraba en segundo plano cuando se reunía con su jefe de gabinete, John Kelly.

Pero sí se reconoce cansada de las descalificaciones de Trump hacia los inmigrantes: “Estamos cansados del abuso, los insultos, de la manera en que habla de nosotros cuando sabe que le estamos ayudando a ganar dinero”. “Sudamos para satisfacer cada una de sus necesidades, y nos tiene que someter a estas humillaciones”, añade. La Casa Blanca no ha hecho comentarios.