Este hombre se casó con seis extranjeras para darles la nacionalidad. No irá a la cárcel

En una ocasión, incluso se casó con una mujer cuando aún estaba casado con otra. "A veces tomé la salida más fácil", dijo llorando al juez. Le contamos cómo se salvó de ir a prisión.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Entre 2013 y 2013, Peter Hicks, de 58 años, se casó seis veces. Las seis veces fueron para ayudar a mujeres extranjeras a lograr la residencia permanente o la nacionalidad a cambio de dinero. Ha sido juzgado y condenado por fraude migratorio, pero, tras una emotiva defensa, no irá a la cárcel.

Hicks, vecino de Worcester (Massachusetts), se declaró culpable en septiembre de un cargo de fraude matrimonial, porque los otros cinco habían prescrito ya (el estatuto de limitaciones es de cinco años). La pena máxima por este crimen son hasta cinco años de cárcel, pero el abogado de Hicks argumentó que había cooperado con los investigadores y había confesado sus delitos.

Así, el hombre fue condenado a dos años de libertad condicional, pese a que la Fiscalía había pedido para él un año y medio de prisión; además, deberá recibir tratamiento psiquiátrico. Según argumentaron los fiscales, había recibido dinero de las seis mujeres, de origen africano, para ayudarlas a lograr la green card. Además, en una ocasión se casó con una cuando estaba casado con otra, según informa el diario The Republican.

Además, mintió en su sexto matrimonio (por el que fue condenado), al asegurar que en realidad era el primero. En este caso, el enlace fue con una mujer de Ghana que había llegado al país en noviembre de 2013; un mes después, estaba casada con Hicks. Llevan ya años divorciados.

“Hicks lamenta y está avergonzado por su implicación en este caso de fraude matrimonial”, defendió su abogado, Oscar Cruz Jr.

Según su testimonio, el hombre vivía en un albergue junto al más pequeño de sus seis hijos, de sólo tres años, cuya madre ha muerto. Tiene dos trabajos para mantener a su familia, y el fraude sólo tuvo como objetivo ganar dinero. “A veces tomé la salida más fácil”, explicó al juez, casi llorando, “sólo quiero que esto acabe”.

Se desconoce aún cuál será la suerte de las seis mujeres que se casaron con Hicks, pero podrían ser condenadas a prisión y perder la residencia permanente o la nacionalidad si es que la tuvieran. Así, por ejemplo, dos hermanos de Waterloo (Wisconsin) se enfrentan a una pena de hasta cinco años de prisión precisamente por este delito, según informa el diario The Waterloo-Cedar Falls Courier.

Selmir Salkanovic admitió en octubre haberse casado con una estadounidense (a la que contactó su hermana, Salena Dedic) en 2017 después de ser procesado por quedarse más tiempo del que le permitía su visado turístico para no regresar a Bosnia. Le pagó 5.000 dólares, nunca vivieron juntos.