López Obrador presume de que hay menos asesinatos desde que es presidente de México

El nuevo mandatario relanza la investigación sobre los 43 estudiantes de Ayotzinapa, y confirma que renuncia a su escolta porque se siente “protegido por los mexicanos”. Estos son los anuncios que ha hecho hoy.

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUBSCRIBE
/ Source: TELEMUNDO

Andrés Manuel López Obrador se ha estrenado en su primer lunes como presidente mexicano cumpliendo su promesa de convocar conferencias de prensa prácticamente a diario para hablar sobre sus iniciativas de Gobierno: “¿Que no es un cambio el que yo estoy aquí informándoles?”, preguntó a los periodistas bien temprano, a las siete de la mañana.

“Empezamos bien, tengo las riendas del poder en las manos”, afirmó, “hay gobierno en México y es un gobierno para dar seguridad y protección a los mexicanos”.  Tras su primera reunión sobre seguridad, López Obrador informó de que el número de asesinatos se redujo durante su primer fin de semana en la presidencia (fueron 50, cuando la media diario supera los 80 este año).

Una de las víctimas fue el periodista Jesús Alejandro Márquez Jiménez, hallado muerto el domingo en un cañaveral de Xalisco (en el estado de Nayarit) con un disparo en la nuca. López Obrador afirmó que, en la reunión de hoy, “se decidió quitar escoltas a funcionarios, inclusive a ex presidentes, pero se acordó mantener la vigilancia –la protección– de periodistas y de luchadores sociales, personas que están amenazadas”.

El presidente también ha renunciado a su escolta, porque se dice “seguro, protegido y apoyado por los mexicanos”. Así, llegó a la reunión en el Palacio Nacional en su auto compacto, y voló el domingo en un avión comercial (tras poner a la venta, como prometió, el avión presidencial).

También esta mañana, tras la conferencia de prensa, López Obrador firmó un decreto “de acceso a la verdad” para relanzar la investigación sobre la desaparición y más que probable asesinato de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa tras ser asaltados en septiembre de 2014 en Iguala (Chilpancingo).

“Este es un asunto de Estado que nos importa mucho a todos los mexicanos”, ha dicho López Obrador, que confía en que “se haga justicia para que nunca más se violen derechos humanos” en México.